Press "Enter" to skip to content

Libertadores femenina Debutó Ñañas: “HAY MUCHAS DIFERENCIAS”

DÍA DE ESTRENOS. Majes, de Perú; Santiago Morning, de Chile, los colombiamos América y DIM (fusionado con Formas Íntimas) e incluso Limpeño asociado con Libertad, todos en la segunda jornada.

Se fue el humo, las piedras y la metralla, y regresó el fútbol a Quito. Lo que sigue es el griterío pero para alentar a las chicas que muestran el palpitar del fútbol femenino.

Segunda jornada, pues, de la XI Libertadores Femenina que a punto estuvo de naufragar. Y día de debuts.

Jugaron los grupos C y D: cuatro partidos y el primer empate, 15 goles y van 38 en ocho juegos. Un promedio aún alto que evidencia las distancias entre el fútbol de unos y otros países.

Había expectativa por Ñañas, el club local que con tan solo tres años de vida suma dos subcampeonatos en Ecuador y cumple una de sus primeras metas: vestirse de corto en la Libertadores.

Corinthinas impone su peso ante el insurgente Ñañas. (@Libertadores_F)

Francisco Panchito Ramírez, su DT,  cordial y con los pies en la tierra, sabía que enfrentaba a un rival de altos quilates como lo es Corinthians (campeón en 2017, cuando se llamaba Audax Corinthians, osea otro estreno o medio estreno).

Es un equipo muy fuerte, con jugadoras importantes, hasta en lo físico nos sacaban dos cabezas. Hay muchas diferencias”, suelta Panchito.

El resultado lo evidencia: 3-1 para las paulistas. Pero, ay, ese uno fue un golazo, de Yosneidy Lala Zambrano, la venezolana que viene de jugar en España.

“No nos permitieron reforzarnos por reglamento, jugamos un campeonato muy fuerte, de miércoles y domingo, con jugadoras lesionadas, pero me quedo con el desgaste y la actitud de mis chicas”, apuntó Ramírez.

Admitió, sin embargo, que “fallamos” aún cuando vio a su equipo mejor en el segundo tiempo, en el que llegaron en cuatro o cinco oportunidades al arco brasileño. “Nos quedan dos finales y mantenemos la esperanza de pasar de ronda”, dijo

Otra segunda parte buena tuvo UAI Urquiza, el bicampeón argentino, que se vio abajo en el marcador “con dos goles de larga distancia” en el primer tiempo, ante el debutante chileno Santiago Morning, que conduce Paula Navarro.

UAI Urquiza le dio vuelta al partido en la segunda parte. (@Libertadores_F)

Germán Portanova, DT de las argentinas, sabía a lo que se enfrentaba: “un once movedizo, con muchas jugadoras de selección, gran equipo”. Sus futbolistas, asentó, no se desesperaron, trataron de hacer su juego con el balón a ras de piso y empataron el cotejo. “Nunca fuimos menos, estoy contento con lo de hoy pero hay que continuar, jugando bien y consiguiendo resultados”.

Esa segunda jornada fue también el regreso de Limpeño, campeón en 2016 en la copa celebrada en Uruguay, ahora como Libertad Limpeño para enfrentar al campeón colombiano, América de Cali, que se llevó el partido con un tiro libre de Catalina Usme. “Un golazo”, admite Melissa Parada, asistente técnica del club paraguayo

Fue, para ella, un lance parejo, trabado, en el que la ansiedad contuvo a sus jugadoras en el primer tiempo. Y en otra buena segunda mitad, Parada destaca que metieron al rival en su cancha al quitarle el balón. “Nos faltó la puntada”, dijo.

América, de rojo, se impuso 1-0, a Libertad Limpeño. (@Libertadores_F)

Al finalizar el fragor del partido, las chicas empezaron a pensar en lo que viene: Ñañas. Ambos clubes llegarán con la imperiosa necesidad de ganar. Una segunda oportunidad que quieren aprovechar para seguir con vida en la undécima Libertadores: la lucha ahora es en la cancha.

Estreno agridulce para Municipalidad de Majes , de Arequipa, sorprendente campeón peruano de 2018. Lo dirige una mujer, Ela Samayani, que empezó estudiando Literatura Lingüística y daba más que una que otra patadita.

“Felices por el debut, aunque no fue lo que esperábamos”, dice Ela, tras caer 6-0 ante Deportivo Independiente de Medellín (DIM), en junta con Formas Íntimas, un nombre de tradición en la Libertadores.

DIM celebra contra Majes (@Libertadores_F)

“En el primer tiempo lo hicimos muy bien, evitamos que nos hicieran daño y estábamos a la espera de nuestra oportunidad”, analizó la DT.

Aquí fue al revés: en 12 minutos de la segunda parte, entre el 53 y el 65, el entramado de Majes se desarmó. “Nos desconcentramos, pesó la inexperiencia, pero ya pasamos página”.

Samayani sabe que están compitiendo “con los grandes”, pagando “derecho de piso” pero dispuesta a mejorar en lo que queda de torneo. Ayer ya entrenaban en la cancha de El Nacional para recuperar fuerzas y pesar en otro hueso duro: el Morning chileno. Ahora es que hay Copa.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: