Press "Enter" to skip to content

Apuntes de la Libertadores femenina/ BRASIL sigue arriba, algunos se ACERCAN y los profesionales ABREN BRECHA

Se fue la Copa (otra vez a manos, o pies, de las brasileñas) pero Deportivo Cuenca y los equipos colombianos –en particular América de Cali– compiten de tú a tú y muy bien. Para los equipos amateurs será cada vez más difícil. Está nota hablan seis DT. (Imagen principal/ Corinthians baila con el gol que le daba el campeonato/ @LibertadoresFEM)

Javier Conde @futbolella / @jconde64

¿Qué deja la undécima Copa Libertadores del Fútbol de Mujeres?

Un campeón indiscutible, Corinthians; por debajo, junto con Ferroviaria, el insurgente Deportivo Cuenca y América de Cali; y , medio escalón más abajo, un conjunto de equipos de variadas facturas, con estilos propios y preparados para competir.

También otros a los que el torneo sobrepasó y un grupo más en una zona de claroscuros en el que su avance quizás sea menor que el promedio de un torneo que pegó un salto.

Media docena de técnicos, cuatro de ellos presentes en la Copa, dan sus impresiones de lo que fue la Libertadores. Por una vez, le falta a fútbolella una mujer, o varias, entre las consultas. No fue porque no se intentó (ellas lo saben).

América se llevó el tercer lugar; Cerro Porteño el premio a la garra. (@LibertadoresFEM)

ESTOS FUERON LOS EQUIPOS DE LA LIBERTADORES

Los seis técnicos son Albeiro Erazo, que condujo al Atlético Huila a la primera Libertadores en 2018 para un cuadro colombiano; Carlos Araujo, que disputó la edición pasada con el venezolano Flor de Patria; Francisco Panchito Ramírez, de esa  feliz irrupción ecuatoriana llamada Ñañas; Germán Portanova, artífice de los éxitos del multicampeón argentino UAI Urquiza; y los uruguayos Daniel Pérez, que asistió a su segunda Copa consecutiva, y Sergio Bustamente, ex técnico de Nacional, que siguió el torneo día a día.

He aquí sus impresiones (que también incluyen la mirada propia de esta página) agrupadas en una serie de ítems:

  • MÁS NIVEL

Los seis coinciden en esa apreciación. Gran dominio de sistemas de juego y mayor posesión de pelota, anota Araujo; muy alto, dice Ramírez, en particular de las brasileñas “y por el ahí,  el América”; a Portanova lo sorprendió el Cuenca y reconoce que los brasileños son protagonistas por un montón de cosas: por infraestructura, la calidad y exigencia de su campeonato, número de habitantes y, por ende, de jugadoras. “Están dos o tres escalones más arriba”, remató el DT de UAI.

Erazo, que habló desde Gigante, la población del Huila donde vive, con quien hablé después de la ronda de cuartos de final, saboreó el desarrollo táctico del partido que Cuenca le ganó a Ferroviaria, equipo éste que luego apearía a su Huila. “Fue un partido con los dientes apretados”, consignó.

Pérez vislumbraba campeón al que lo fue y que la final sería una repetición del Brasileirao. “Están un paso adelante, trabajan de otra forma y tienen gran calidad técnica”, apuntó. Bustamente apreció en los equipos brasileños esa soltura al jugar, sin sentir presión por dar la pelota a una compañera con la marca encima. “Hay calidad técnica y eso genera confianza”, precisó. En el grupo de elegidos del torneo mete al Cuenca: “gran equipo, lástima la deficiencia en la portería, un puesto clave en el fútbol, capaz que el que más”.

LAS CUATRO MUJERES ENTRENADORAS DE LA COPA

  • ESTO SE EMPAREJA, ¿sí?

Ni Ramírez, ni Portanova, ni Bustamante hablan de paridad, sí de crecimiento, aunque desigual. El venezolano Araujo, que ya no seguirá en Flor de Patria, después de llevarlo a seis finales consecutivas de torneos cortos, recuerda que UAI cayó contra el campeón colombiano; el Huila invencible del año pasado contra el campeón brasileño y, sí, ve paridad. Como también la subraya Daniel Pérez, el tres veces campeón uruguayo, y la aprecia Erazo pero con una salvedad: entre los equipos colombianos y los brasileños y, de nuevo, el Cuenca. “Tres temporadas profesionales en mi país han dado otro tono competitivo”. Aún así, sorprendido por la eliminación en primera ronda del vistoso DIM Formas Íntimas.

Una paridad, en todo caso, entre un grupo de equipos: como ese Cerro bregador; un Limpeño que le fue ganando a Corinthians y un UAI que casi da vuelta a un 0-3.

Todos los campeones: 11 títulos para 7 equipos. (@LIbertadores FEM)
  • Y ESOS CUERPOS

Araujo y Bustamante fueron los únicos –quizás la consulta fue un tanto apresurada– que hablaron del predominio físico. “Mayor contextura física y eso se está haciendo sentir”, precisó el venezolano. El charrúa comparaba los cuerpos estilizados de los equipos profesionales (un buen grupo de los que participaron) con el déficit que arrastran los equipos amateurs producto, dijo, de chicas que estudian y/o trabajan además de entrenar, con lo que escasea el tiempo y el descanso. “Yo estuve en uno de los equipos fuertes de mi país y, sin embargo, se carece de equipos técnicos completos que permitan trabajar lo técnico, lo táctico y lo físico”.

Valga una acotación en este apartado: el boliviano Herman Melgar, de Mundo Futuro, hombre de amplio recorrido en el fútbol femenino de su país; y Ela Samayani, la DT del Majes de Arequipa, sorpresivo campeón del fútbol peruano, advertían de sus carencias para disponer de la infraestructura adecuada para la preparación futbolística. Su desempeño, al margen del pundonor de sus jugadoras, lo corrobora. Trabajar el físico es un lujo, en algunos casos.

  • LA BRECHA

Tres de los cuatro equipos semifinalistas son de factura profesional, con la excepción de Cerro, que compitió con sus armas: orden y meter y meter. Más allá de que los salarios sean aún muy modestos, pero es todo lo que va en paralelo: canchas, equipamiento, atención médica, cuidado y vigilancia nutricional. Pérez anotó en su libreta mental como las brasileñas eran pesadas antes de las comidas y también supo de las fases previas de preparación, por ejemplo, de Santiago Morning, el campeón chileno, debutante en la Libertadores, eliminado en cuartos por el que sería el campeón.

Cuenca, Huila, UAI y el Morning, vencidos todos en los cuartos de final, son equipos profesionales. Como también Limpeño y el DIM, que se quedaron en la fase de grupos, pero nunca desentonaron.

Al fútbol femenino sudamericano fluyen cada vez más recursos –aún no todos los que se desean– como expresión de la “obligación” de las instituciones profesionales a competir en el fútbol de mujeres. Este año de 2019, el año bisagra, enseña un camino distinto.

Peñarol-Huila: dos años en el mismo grupo. (@LibertadoresFEM)

Para Perú y Bolivia, donde se carece de una liga nacional, y ha habido marchas y contramarchas en el apartado federativo, competir en esta Libertadores y en las que vendrán puede llegar a ser un suplicio en las circunstancias actuales.

En Uruguay, como lo planteara Daniel Pérez en un trabajo para esta página, la liga debe dar un salto competitivo; la Superliga venezolana, a pesar de su denominación profesional, sufre los embates de una crisis de sobretiempo; y se esperaba más de la dupla chilena, tras su primera participación mundialista. Morning cumplió pero Colo Colo decepcionó.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: