Press "Enter" to skip to content

Álbum íntimo ASÍ juegan, se divierten y LUCHAN LAS CHICAS de Cerro

Brenda, Natalia, Lucía: tres jugadoras, tres historias, que cuentan la unión de un equipo, de amigas, compañeras, confidentes, que sueñan con el ascenso. A Cerro lo dirige Alejandro Bertoldi.

LUCÍA ANTUÑA: texto y fotos (Especial para fútbolella)

TODAS ESTAMOS PARA TODAS. Brenda

Brenda Rodríguez Chao, ese es su nombre. Nació el 24 de marzo de 1994. Vive en Pajas Blancas, unos 20 kilómetros al oeste de Montevideo, y tiene un reparto con su pareja, papá de su hija Nicole. En casa son cuatro porque él tiene otra hija de una relación anterior.

  • ¿Qué te llevó a jugar al fútbol y desde cuándo lo haces?
  • Empecé jugando en Bella Vista a los 15 años. Fue mi primer equipo, antes lo hacia en el barrio, pero nunca en un baby ni en ningún cuadro. En Bella Vista estuve unos cuatro años hasta que tuve a mi nena. En ese período me llamaron a la preselección uruguaya Sub17, en la que no quedé. Después me citaron para la Sub20 que dirigía Fabiana Manzolillo y viajamos a Argentina y a Curitiba (Brasil). No se nos dio el objetivo pero aprendí muchísimo, teníamos un buen equipo, sobre todo muy compañero. Luego me alejé cuatro años y volví con Uruguay Montevideo donde jugué un año y de ahí a River Plate, lo dejé otra vez, un año, y regresé con Cerro
  • ¿Y cómo es Cerro?
  • Es muy unido y eso ya se ha demostrado dentro y fuera de las canchas,  ¡todas estamos para todas y si alguien necesita algo ahí estamos, tratando de ayudar!
  • ¿Por qué elegiste Cerro?
  • Es el que me quedaba más cerca ya que con el trabajo y mi nena, se complica un poco. Además mi pareja es de Cerro y la sobrina jugaba en la Sub16, entonces opté por Cerro.
  • ¿Y ahora cómo te sientes?
  • Siempre tienen buena onda, y como ya dije ¡todas estamos para todas!

UNA CASA CON MUCHOS BICHOS. Natalia

Natalia Rivero Calda está a punto de cumplir 24 años porque es del 12 de noviembre de 1995. Nació y vive en Pajas Blancas aunque estuvo fuera del país. A los 14 años se independizó y busco su camino siguiendo un amor. 

Trabaja en Avícola del Oeste, de noche, por lo que cualquier actividad en el día requiere esfuerzo. Incluso ir a entrenar. Le gusta el fútbol, reuniones con amigas, ir a la playa, montar a caballo y poco más.

Está soltera, vive con sus padres y no tiene hijos. 

Estudié sí, dice, realicé el liceo completo, en España, en la isla de Lanzarote, y un curso de gastronomía, bar y cafetería 

El fútbol es algo que me gustó siempre, lo que uno comparte en el barrio, con amigos en un parque o en una cancha. Formar parte de un club era lo mejor, tener los domingos de fútbol. Empecé jugando a los 6 años.

Jugó fútbol 11 en Lanzarote en varios equipos: CD Lomo, Marítima, UD Las Palmas y alguno más. Y también al fútbol sala en torneos que se realizaban con los mismos equipos.

Para mis estudios, en el IES Zonzamas, donde terminé el liceo, y los otros cursos muchas veces trabajaba para pagar las clases y poder titularme. A los 19 años regresé a Montevideo con mi familia. Volví porque mi padre y madre no estaban en España y lamentablemente sufrí alguna que otra pérdida acá y no aguante más. A veces sacrificamos mucho por una persona y olvidamos el valor de otras.

Natalia trabaja cumpliendo metas y haciendo lo que más le gusta que es jugar al fútbol en el mejor equipo.

Cerro es tener los míos conmigo y deleitar cada momento de la vida misma.

¿Hay objetivos?

Puff…ahora mismo poder superar el ascenso. Formar un lindo equipo de mayores y ver que pasa después. Eso en el  fútbol, Mi sueño que es lo que siempre quiero, aunque parezca de locos, es tener una casa de campo con muchos animales, que me apasionan los bichos y bueno todo lo que conlleva a superarse diariamente para conseguirlo.

¿ Cábalas…?

Para el fútbol concentración y mente positiva lo demás es suerte. 

En su trabajo se encarga de la parte de incubación que consiste en control de calidad, vacunación y censado.

Mis referentes, mis padres los que siempre me acompañan, mi cable a tierra serían ellos, al igual que mis sobrinas. Natala tiene dos hermanas y ella es la del medio.

AQUÍ PODES CONFIAR Y NADIE TE JUZGA. Lucía

Lucía empieza la conversación tratándome de usted. Sí, es muy difícil que pueda tutear. Pero si le molesta que la trate de usted hago el intento de tutear. Siempre hay que respetar, no importa qué y sobre todo el trato de ud

Mi nombre es Lucía Antonella Sosa Cordero, nací en el Cerro el 8 de agosto y siempre he vivido ahí.

Trabaja en una panadería en la mañana, no le gusta estudiar pero sí, y mucho, jugar al fútbol. Es soltera, vive con su madre y dos hermanos chicos. En este momento no piensa en hijos y por un largo tiempo están fuera de sus planes. No se ve como madre.

El fútbol me gustó de siempre, a mi familia le gusta el fútbol y es algo que siempre jugué pero lo hacía en cuadros de barrio.

Nunca antes tuvo el valor ni la confianza para ir a ningún equipo profesional. El fútbol es algo que te trae paz, es como eso que todo el mundo busca en ciertos momentos de la vida, vos entras a una cancha y te olvidás de todo, en lo único que te enfocas es en hacerlo lo mejor posible y divertirte al máximo.

¿ Cábalas…?

No se si cuenta como cábala: debajo del botín izquierdo tengo el nombre de una persona que lamentablemente no está conmigo físicamente pero que siento que en cada partido y en mi día a día, se encuentra conmigo, motivándome a hacer lo que más me gusta que es jugar al fútbol y ser mejor persona.

Me dice que soy la primer y única persona que sabe de eso. Estuvo en Cerro cuando era muy chica pero nunca llegaba a jugar porque lo terminaba dejando, no le gustaba ir a entrenar, solo quería jugar.

¿Qué es Cerro hoy para ti?

Realmente el grupo que se formó hace que uno se sienta en casa, somos muy unidas y se puede hablar de lo que sea que siempre le buscamos la solución a todo. Yo creo que cuando uno crece las cosas cambian un montón, hoy en día voy con muchas ganas a entrenar, porque sé que si no entreno no funcionó en un partido. Además cuando sentís que estás en un lugar donde podés ser vos misma, te divertís, podés confiar y no te juzgan, eso es algo que motiva muchísimo.

¿Quién es tu referente en el equipo?

Creo que una de las personas a la que más admiro es a Brenda, su manera de jugar, no deja una pelota por perdida y siempre da para adelante.

Vos también sos referente…

No me siento referente, trato de que con las compañeras que no están acostumbradas a jugar, ayudarlas y guiarlas lo mejor que pueda. Tengo empuje porque mi posición no es en la que juego. Cuando fui a hacer las pruebas vi que había muchas en esa posición que me gusta, que es jugar arriba, así que me puse de defensa, por eso a veces me mando alguna escapada. 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: