Press "Enter" to skip to content

Fútbol femenino español SALARIO MÍNINO SERÁ entre 14.000 y 17.000 euros anuales

Las jugadoras sudamericanas apuntan hacia el fútbol de mujeres de España que el 8 de septiembre echa a rodar en su nueva estructura liderada por la Federación, con asuntos pendientes por resolver: la firma del convenio colectivo y los derechos de transmisión televisiva. (Imagen principal/ Presentación liga femenina española/ Luis Rubiales, segundo a la derecha de la copa/www.rfef.es)

Javier Conde @futbolella / @jconde64

Casi centenar y medio de equipos participarán en la temporada 2019-2020 de fútbol femenino español en sus tres categorías: la Primera Iberdrola (16) –antes Liga Iberdrola–,  la segunda Reto Iberdrola, nueva denominación y formato de 32 equipos en dos grupos,  y la Primera Nacional (98 equipos en 7 grupos) que reúne a la mayoría de clubes que antes eran de segunda.

La Real Federación Española de Fútbol, que comanda Luis Rubiales, realizó la semana pasada la presentación del campeonato, en el que sigue el gran patrocinador Iberdrola –cuarto grupo energético mundial y líder en el sector eólico– que amplió su contrato para los dos primeras categorías hasta la temporada 2024-2025.

La potenciación del torneo español se corresponde, además, con el éxito de sus selecciones femeninas en el mundo: campeonas en Sub17, subcampeonas en Sub20 y, por primera vez, arribo a la ronda de octavos de final en el Mundial Francia 2019 en la categoría absoluta.

Pero hay un par de nubarrones sobre el escenario. El primero, que amenaza el inicio de las competencias, es la negociación con los sindicatos que representan a las jugadores del primer convenio colectivo. La firma de ese acuerdo es la asignatura pendiente para concretar la profesionalización del fútbol de mujeres, según plantea el diario El País de Madrid.

La selección absoluta española, en su segundo Mundial, cayó en octavos frente a la campeona Estados Unidos. (F)

El meollo del asunto, aparte del salario ––las jugadoras quieren 17 mil euros anuales de mínimo, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) ofrece 14 mil– reside en el número de horas de contratación laboral: la patronal, siempre de acuerdo a El País, ofrece 50% de las horas (20 semanales), las jugadoras aspiran a 75% (30 semanales). “Ahí está la batalla, las horas a cotizar”, comenta una fuente desde Madrid.

El otro tema es el  de los derechos televisivos que ya los clubes habían pactado con la empresa catalana Mediapro, uno de los grupos audiovisuales más importantes de Europa,  por 9 millones de euros para los próximas tres temporadas, que incluye la retransmisión de tres partidos semanales, uno en directo y dos por sistema de pago.  La Federación pretendería apropiarse de esos derechos lo que presagia una guerra televisiva antes de que se mueva el balón.

MERCADO APETECIDO

La liga femenina española es el destino al que aspiran, preferentemente, las jugadoras sudamericanas en los últimos años, luego del recorte del torneo profesional colombiano tanto en duración como en cupos para jugadoras extranjeras.

El recién ascendido Deportivo ABANCA (La Coruña), donde juegan tres venezolanas. (@RCDfem)

Una camada de jugadoras brasileñas –con más tiempo en el ámbito futbolero español– argentinas, chilenas, ecuatorianas, venezolanas y uruguayas militan en clubes de primera y segunda división. En unos casos viviendo enteramente del fútbol, en otros combinando el deporte con un trabajo adicional.

Sin conocerse aún las nóminas definitivas de los clubes, en un mercado muy activo con contrataciones de renombre, destacan las brasileñas Andressa Alves (Barsa, sub campeón europeo), Ludmila da Silva (en el campeón Atlético de Madrid),  Jucinara Soares (Levante), Thaisa Moreno (CD Tacón, próximo Real Madrid) y Nágela Oliveira (EDF Logroño).

Las argentinas Aldana Cometti (Sevilla), Flor Bonsegundo (Valencia), Estefanía Banini (Levante), Yael Oviedo y Ruth Bravo (Rayo Vallecano) y Vanesa Santana (EDF Logroño). Las chilenas Camila Sáez y Carla Guerrero (Rayo Vallecano) y Francisca Lara (Sevilla). Las venezolanas Oriana Altuve (Rayo Vallecano) y Gabriela García, Michelle Romero y Lourdes kika Moreno (Deportivo Abanca de La Coruña, recién ascendido). La colombiana Leicy Santos es ficha del Atlético de Madrid. En 2018, las ecuatorianas Kerlly Real (Córdoba) y Mayra Olvera (Peluquería Mixta Friol) jugaron en la segunda categoría y la uruguaya Pamela González lo hizo con el Málaga en Primera, que descendió para esta temporada.

Aún falta un mes para el inicio del campeonato, cuyo sorteo deparó un partido inédito: Barcelona contra CD Tacón, el equipo absorbido por el Real Madrid, que así se llamará desde la temporada 2020-2021, que ya ha mostrado músculo económico al firmar, además de la brasileña Thaisa Moreno, a las suecas Kosovare Asllani y Sofía Jakobson, a la francesa Aurélie Kaci –– ex Olympique de Lyon, PSG y Atlético de Madrid –– y a la arquera Ana Vallés, internacional española en las categorías inferiores

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: