Press "Enter" to skip to content

Ariel Longo y las selecciones femeninas (I) “Me he DIVORCIADO del FÚTBOL de varones”

Renovado al frente de las selecciones celestes Mayor y Sub20 de mujeres hasta 2022, con una posible extensión a 2023, Ariel Longo (Montevideo, 1953) se siente “muy feliz” de la confianza que le ha dado la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) al firmar un contrato de tanta extensión. “Tengo todas las pilas puestas en esto”, afirma.

Javier Conde   @futbolella / @jconde64

Después de tantas vueltas, Ariel Longo desembarcó en el fútbol de mujeres. “Me cautivó”, dice sentado frente a su escritorio de la Asociación Uruguaya de Entrenadores de Fútbol (Audef) que preside por séptima vez de forma alterna desde 1996. Sobre la mesa, en la esquina derecha el libro Campeones, Tanta gloria olvidada, de su autoría, que está en el Museo del Fútbol de Conmebol; en el otro extremo, una gorra de cuero negro, tiene una colección de ellas. Un sello de identidad que cubre, por razones médicas, una incipiente calvicie de la canícula, aún en este invierno sureño.

Con más de treinta años en la conducción de equipos, en su país y también en China, Honduras y Guatemala en varios períodos, con campeonatos en un par de ellos y la clasificación al premundial de clubes con Real España (San Pedro Sula, Honduras), Longo, de regreso en Uruguay, recibió la propuesta para dirigir la selección femenina.

La selección femenina Sub17 conducida por Longo que participó en el VI Mundial de la categoría celebrado en Uruguay. (@AUFfemenino)

“Había venido, cuenta, a atender a mi madre (Sofía) que ya tenía 95 años y lo quería pasar con ella” cuando AUF lo tentó. “Yo soy, además, docente y cuando me paro frente a un plantel ávido de aprender, que es receptivo a lo que uno le vuelca, que quiere aplicar lo que uno le vuelca, uno, definitivamente, percibe que se puede dejar algo y vamos en camino de dejar algo”, explica.

De poco dormir, se acuesta sobre las doce de la noche y se levanta a las cinco, hace una siesta de 20 minutos, “la del burro”, después del almuerzo “para bajar las pulsaciones” y de vuelta a la actividad, que incluye: la escritura de textos históricos del fútbol uruguayo – “tengo cuatro y vendrá alguno más” –, la presidencia de Audef, su labor de seleccionador, que entre muchas otras cosas incluye ver al menos cuatro partidos a la semana, y la atención a un hermano, Julio, en condición especial.

  • Renovado al frente de las selecciones ¿qué ocurrió para dejar la Sub17?
  • Es largo de contar, pero ya ha pasado muchas veces. La AUF en un tiempo pasado tuvo un pequeño proceso muy exitoso en el fútbol de hombres entre 1975 y 1979 que comandó Raúl Bentancor, en el que se ganaron dos campeonatos y se fue al Mundial, y luego se dejó de hacer. Se retoma con Víctor Púa que en un año dirige en un Sudamericano y un Mundial Sub17, otro Sudamericano y un Mundial Sub19, la mayor en el Sudamericano de Paraguay y al año siguiente dirige la Sub23. Conmigo sucedió algo parecido.  En un momento se precisaba que echara una mano con las selecciones siempre que no se superpusieran, lo que establecí en el contrato, pero ahora ya están encaminadas y se necesita otro cuerpo técnico. Y con el paso del tiempo habrá uno para la Sub17, otro para la Sub20 y uno más para la Mayor.
  • ¿Y usted fungirá como coordinador de todas ellas en este período o serán cuerpos técnicos independientes?
  • Está por hablarse, lo hemos conversado de manera informal.
  • ¿Cuál modelo es el que prefiere?
  • Tenemos prácticamente cuatro años acá y me siendo muy feliz de que AUF me haya dado la confianza de hacer un contrato de tanta extensión, que no sé si se ha hecho a nivel juvenil, de hombres y de mujeres. Me siento muy bien, tengo todas las pilas puestas en esto y me he divorciado del fútbol de varones.
  • Además de la renovación, ¿qué otras novedades hay para las selecciones femeninas?
  • Hay una lista de 50 jugadoras reservadas que ya ha sido anunciada. Yo he hablado con el primer grupo y hablaré después con las que faltan en la medida en que se vayan incorporando. Estas 50 reservadas están con la mira puesta en el Sudamericano Sub20 del año próximo pero ahora tenemos que afrontar un compromiso (la Liga Sudamericana de fútbol femenino Sub19) que no esperábamos y para el que no hay casi tiempo de preparación.
  • ¿Cómo se estructuró esa lista de las 50 reservadas?
  • Un grupo de jugadoras fueron las que en un momento compitieron en Venezuela en 2016, que nos dieron muy buen resultado y que por diferentes causas no participaron después. Me pareció oportuno darles una segunda oportunidad, sumado a la camada nueva que viene más las que ya estaban en la categoría. La competencia para esta Sub17 que subió a Sub20 pasó de 25 a 50 jugadoras. La exigencia será para mayor para aprovechar el crecimiento que tiene el fútbol femenino y la aparición de nuevos valores.
Longo, entre las jugadoras Esperanza Pizarro y Sofía Ramondegui, en una jornada de preparación de la selección Sub17. (@AUFfemenino)

El seleccionador apunta que también se pretende darle oportunidad a gente del interior del país pero reconoce que un problema bastante embromado” para que las chicas puedan combinar los estudios con el entrenamiento en la selección, que las obliga a ausentarse de sus lugares de residencia.

  • Voy a presentar un anteproyecto a AUF esta semana para poder unificar con el Ministerio de Educación y Cultura el tema de la enseñanza de las muchachas, para que no pierdan sus estudios cada vez que se les convoque a la selección. Vamos a ver cómo se orquesta y que éxito tiene lo que presente. Hay un desafío con la gente del interior, que no solo reclama sino que tiene un potencial muy bueno de futbolistas y hay que abrir esa puerta.

Longo precisa, de inmediato, que la puerta ya está abierta. “Yo recorrí varios Departamentos en 2015 y reflotamos jugadoras. En todos los planteles que he tenido la mitad de las futbolistas son nacidas en el interior”.

  • ¿A qué aspira en este período al frente de las selecciones, que incluirá la Copa América de 2022?
  • La Sub20 va a ser la categoría que vamos a apuntalar bastante fuerte. Esa categoría Sub17 debutó en Venezuela con un cuarto puesto compartido (empate a puntos con Colombia) , por un gol fuimos quintas y se venía de ser novenas o décimas (1 punto en 2013, igual que Ecuador y Perú) ; en San Juan, Argentina (Marzo de 2018), se quedó en segundo lugar y por diferencia de goles fuimos terceras. De un noveno saltamos a un quinto, de ahí a un tercero, tenemos serias aspiraciones con esta categoría que pasa a Sub20. Con la Mayor lo que más aspiramos es a estar en un podio.

MÁS EN LA SEGUNDA PARTE DE ESTA ENTREVISTA

  • Hay que COMPETIR PARA GANAR
  • La PROFESIONALIZACIÓN VA A TARDAR
  • Lo ÚNICO que no va a cambiar ES EL ESTILO.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: