Press "Enter" to skip to content

Mundial Femenino: los apuntes de Vivian Ayres YA NO ES una máquina, pero cómo PESA LA CAMISETA de EE.UU

Son las reinas del fútbol de mujeres y lo ratificaron esta tarde del 7 de julio en Lyon, ante una Holanda tímida que solo reaccionó al verse abajo en el marcador. (Alex Morgan, Megan Rapinoe y Allie Long/ Fifa/ Getty Images)

Vivian Ayres/ ex seleccionadora nacional de Perú.

Hoy me despido de la butaca 155 en la fila 12 de arriba del Stade de Lyon, – muy, muy arriba –, desde la que he disfrutado las semis y la final de este Mundial francés, colorido y bullicioso. La he pasado bacán, maravilloso. excelente, en mi jerga peruana.

He estado en la butaca, sí, y en el campo, unas veces como jugadora, otras como directora técnica. No podía ser de otra manera, porque eso es lo que fui y lo  que soy.

Al revisar las semifinales, llegué a la conclusión –nada difícil, visto lo visto – de que sería muy difícil que Estados Unidos perdiera el título que conquistó en 2015 en Canadá.  Y lo demostró en los primeros 45 minutos con su mayor posesión de balón, oficio y dinamismo. ¿Dónde estaba Holanda?, es una pregunta pertinente, porque a veces pareció que solo jugaba un equipo.

El combinado de Sarina Wiegman se plantó con un 4-3-3 del que no se desprendió ni cuando atacaba, siempre con su línea de 4 en el fondo: ¡qué respeto, Dios mío!. Con esas laterales clavadas en la banda.

Jill Ellis, doble campeona del mundo con la selección de Estados Unidos (2015, 2019). Fifa/ Getty Images.

Sin embargo, a Estados Unidos le costaba entrar, porque las holandesas cerraron el medio. Después de los primeros 20 ó 25 minutos, la selección de Jill Ellis –dos mujeres al mando de las finalistas –  apuntó hacia el arco naranja y empezó a explorar los caminos del gol. No sería en la primera mitad.

Del descanso me imaginé que Holanda saldría más decidida a atacar, a aprovechar las pérdidas de las estadounidenses, pero ni lo uno, ni lo otro.

La teoría dice que en el contraataque hay que conducir poco, meter el balón al medio y soltar los laterales a toda velocidad, para buscar desdoblamientos y crear oportunidades. Las holandesas pecaron de lo contrario y eso le restó dinamismo al partido, en vez de velocidad, lentitud,  y le cerró las vías del gol, que si consiguió Estados Unidos,.

Primero, Megan Rapinoe, la estrellla de este Mundial, y luego la centrocampista Rose Lavelle.

La felicidad de las campeonas. (Fifa/ Getty Images).

Con 2-0 en el marcador, y a falta de pocos minutos, Estados Unidos se volvió, otra vez, conservadora. Dejar pasar el tiempo, escoger el lado más alejado del arco cuando tenían el balón, en lugar de buscar el gol. No es lo mío, en verdad, porque creo que la esencia del fútbol es el gol. Se impone la lógica de la eficiencia y se anulan los riesgos. También pierde la emoción.

Fue ahí, cuando moría el partido, quizás porque lo que se acababa era el Mundial, que me vi de pantalones cortos, en uno contra uno y saliendo bien librada de un regate. Fue un fogonazo nada más, que me llevó a pensar en las selecciones sudamericanas y su fútbol alegre, juguetón, travieso, cadencioso.

¿Qué nos falta?, me pregunto. Intensidad, me digo. 

Si se logra mantener el ritmo, el dinamismo de estas selecciones europeas y de Estados Unidos sin perder las raíces, la calidad técnica, ese fútbol de tuya-mía de siempre, vamos a estar ahí. Y el fútbol, que se ha vuelto casi de laboratorio, muy estudiado, muy digerido, lo está pidiendo.

En el campo, las “gringas” festejan. No es para menos, cuatro de ocho títulos, la mejor jugadora del torneo (la activa en todo sentido Rapinoe) y miles y miles de fans en las gradas. Ya no son una máquina, pero esa camiseta cómo pesa.

Holanda solo cayó en la final. (Fifa/ Getty Images)

VIVIAN AYRES fue jugadora, y goleadora, en Universitario de Deportes y Sporting Cristal. Dirigió la selección femenina peruana entre abril de 2016 y abril de 2018.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: