Press "Enter" to skip to content

Mundial Femenino: los apuntes de Vivian Ayres LYON SE TIÑE DE NARANJA

Holanda -Países Bajos, su nombre formal- hizo las cosas mejor y el domingo 7 buscará el título contra Estados Unidos. ¿Habrá sorpresa en la gran final? (Imagen principal: Jackie Groenen grita su gol al mundo entero/Fifa)

Vivian Ayres/ Ex seleccionadora nacional de Perú

A Holanda nadie la esperaba y aquí está: en su primera final de un Mundial Femenino.

Las chicas que dirige Sarina Wiegman fueron de menos a más, en un partido, muy estudiado, de riesgos calculados por ambas oncenas, en el que se jugó, y lo quiero dejar sentado desde el vamos, un fútbol directo, vertical, de poco acompañamiento.

Esperando el partido en un día de calor bárbaro. (Vivian Ayres)

Me sorprende que esa escuela holandesa que mastica los partidos poquito a poquito, con una paciencia admirable, este 3 de julio en Lyon apenas se apreciara.

Desde muy chiquita oigo hablar de Holanda, que irrumpió a principios de los setenta en la escena futbolística, con el modelo revolucionario del fútbol total, que aunque no le bastó para llevarse el premio máximo –¡tres finales perdidas!-, la colocó a la vanguardia del fútbol moderno.

Y pude apreciar in situ, como parte de mi maestría en Dirección de Fútbol en la Escuela del Real Madrid, como transmiten los holandeses su visión del fútbol en edades formativas. Especialmente en el Ajax, que visitamos, pero también en el Feyenoord y en el AZ Alkmaar.

Balón para tres. aunque esquivo. (FIFA)

Una visión que empieza por recordar que este es un deporte colectivo pero en el que cuenta, y mucho, resolver los duelos individuales. Eso lo entrenan desde muy pronto y, entiendo, que también en el fútbol de mujeres. Pero hoy, repito, hubo poco de eso.

Suecia, que es más o lo fue potencia que Holanda en el fútbol de mujeres, se impuso en la primera parte pero entre los palos y la buena actuación –¡qué reflejos!- de la arquera Van Veenendaal, el partido se fue al descanso con ese doble cero en el marcador.

Aproveché el entretiempo para recordar la primera semifinal. De un partido a otro como cambian las cosas: de la movilidad y la intensidad de ayer, a este juego, sí disputado, pero más previsible. Eché de menos jugadas creativas, riesgos en ataque.

Pero, en fin, son las semifinales, nadie quiere perderse llegar al último día y los nervios juegan su baza, y aparecen las imprecisiones y se desechan los riesgos.

Las porteras sacaron la nota alta en la segunda semifinal. (FIFA)

Que nadie me malinterprete, en las gradas hubo algarabía de principio a fin. Más holandeses que suecos, pero menos que estadounidenses ayer –la atracción de las campeonas –, con cánticos y banderas durante las dos horas de juego, porque el gol vino en el primer alargue: una pelota mal defendida y un remate certero, mortífero, de Jackie Groenen.

Como la mente es inquieta, y vuela aunque uno no quiera, me imaginé abajo en el campo dirigiendo –es un sueño recurrente, ojalá algún día- y mi equipo, cualquiera de los dos, me gusta el amarillo y el naranja, y más el blanco con la oblicua roja, jugaría muy abierto, con pases en profundidad, para generar superioridades, el dos contra uno, y desequilibrar el partido.

Desde la butaca, una es una genio.

El camino a la final ya comenzó. (Vivian Ayres)

En todo caso, apunto, mucho centro, o largos o cortos, imprecisos casi siempre, y despejes de rutina. Cuan fácil es destruir y cuánto cuesta construir. El suspense, eso sí, duró hasta el final.

Falta el plato fuerte, la finalísima. Estados Unidos por tercer mundial consecutivo y Holanda por vez primera. ¿Cambiará la suerte naranja? ¿Continuarán las gringas (ya un apelativo simpático, y hasta cariñoso) su racha de 17 partidos mundialistas sin derrota? De la última se cumplirán 8 años el día antes de la final. Por cierto, fue Suecia, la vencida hoy, la que alcanzó aquella victoria, la hazaña.

VIVIAN AYRES fue jugadora, y goleadora, en Universitario de Deportes y Sporting Cristal. Dirigió la selección femenina peruana entre abril de 2016 y abril de 2018.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: