Press "Enter" to skip to content

Fútbol Femenino de OFI Una mujer al frente de Atlético Esparta

Ana Fischer dirige el equipo de mujeres de este club de Colonia Valdense, en el Departamento de Colonia, que se aproxima a su centenario. “El objetivo de este año es el torneo departamental”, precisa la DT. (Imagen principal/ Fischer con la Copa ganada por Atlético Valdense en 2017)

Javier Conde @futbolella / @jconde64

Tiene 32 años, fue lateral y zaguera antes de colgar los botines, trabaja de cocinera encargada de un comedor en una escuela en Rosario, también en Colonia, y está por concluir sus estudios para obtener la licencia profesional de entrenadora. “Comencé a prepararme en 2015 y esta es mi primera experiencia dirigiendo”, dice.

De esta primera vez, que comenzó a la carrera en febrero pasado, cosecha más experiencias que resultados. El Club Esparta participa en la fase de grupos de la 17ª. Copa Nacional de la Organización de Fútbol del Interior (OFI) pero, a falta de un juego, se quedó sin chance de pasar a la ronda de octavos de final.

Atlético Esparta apunta a destacar en el torneo departamental de Colonia. (Cortesía AF)
  •   Tuvimos poco tiempo para organizarnos y, además, era un grupo de tres equipos y solo pasaba uno, lo que lo hace más difícil.

Esparta, fundado en 1923 pero apenas en su tercera campaña en el fútbol femenino, integró el grupo 5 junto con Sudamérica de Carmelo y Juventud de Colonia de Sacramento y cayó en los tres encuentros efectuados. El juego que le resta  -sin fecha, por el conflicto entre OFI y la asociación arbitral que paralizó el torneo- es contra el líder Juventud.

La mirada de Fischer está puesta en lo que viene: el torneo departamental en el que se prevé la participación de una docena de equipos. “Vamos a llegar mejor”, afirma.

De abuelo originario de la antigua Yugoslavia, Fischer es un apellido extendido en Colonia Valdanse. “Somos una familia grande”, dice la entrenadora, que antes del fútbol, prefirió el voleibol.

  •   Me encanta el voley pero cuando me fui a Colonia de Sacramento (la capital del departamento), con 17 ó 18 años, no podía practicarlo por un tema de horarios de estudio y un buen día vi a unas chicas jugando fútbol en un parque y me sumé.

El grupo comenzó a jugar fútbol de 7 jugadoras y luego pensaron en incursionar en el de 11 y el Club Juventud “nos abrió las puertas en 2011”.

Fischer con el uniforme de Atlético Valdense, campeona en 2017. (Cortesía AF)

Fischer jugó allí por cuatro años, y en dos de ellos, 2012 y 2013, jugaron la final de la Copa de OFI, con derrota y victoria. En ambas ocasiones contra Arachanas de Melo. En 2015 se cambió a Atlético Valdense, el gran rival de Esparta, ambos de Colonia Valdense, pequeña ciudad del sur de Uruguay que debe su nombre a la llegada de inmigrantes italianos seguidores del movimiento religioso Valdense.

Con Valdense fue campeona de nuevo en 2017 al derrotar a Nacional de Florida por penales. Y este 2019 volvió a cambiar de camiseta.

Para lo cual, cuenta entre risas, solo tuvo que caminar cuadra y media desde la sede Valdense hasta la de Esparta. “Tienen una gran rivalidad en masculino y ahora la prolongamos en femenino”, acota.

Con la afamada técnica española Marta Tejedor que dio un curso de preparación de FIFA. (Cortesía AF)

En Esparta los planes de Fischer se aceleraron. Su idea era jugar un año más y entrenar en las categorías formativas pero el coordinador del club, Nicolás Álvarez, andaba en busca de técnico para el primer equipo femenino y la invitó a probar.  “A veces las oportunidades pasan una sola vez, así que la tomé”, razonó. Fin a una tardía y corta pero exitosa carrera de futbolista.

En la dirección técnica de Esparta hace dupla con María Chávez para adiestrar a un grupo de 25 jugadoras, en el que la más pequeña anda por los 15 años y la mayor por los 42. “Tenía un miedo grande por ser la primera vez, pero el respeto ha sido mutuo y hemos logrado mucha empatía. Estoy muy contenta”.

A la DT de Esparta le gusta armar sus equipos desde atrás, “sin ser conservadora”, dice, y luego desplegar un juego colectivo y atacar “con intensidad”.

Involucrada en todos los aspectos organizativos de su equipo, Fischer tiene también una valoración del fútbol del interior de Uruguay. “Tenemos que dar un salto de calidad, ese conflicto del arbitraje no ayuda y además hay que producir un cambio cultural y no es fácil, por suerte el club ayuda bastante”, expresa, casi sin tomar aliento. “Hay crecimiento del fútbol femenino, pero menos que en otros países de la región”.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: