Press "Enter" to skip to content

14 años de Nacional de Florida “EL FÚTBOL FEMENINO necesita el APOYO DE LA GENTE”

El cuerpo técnico es honorario, padres y madres hacen cantina y venden rifas y comida para financiar el equipo y las gurisas (muchachas) “son como hijas”, dice Malena Seijas, directiva y delegada. Es un retrato del fútbol del interior uruguayo. (Imagen principal/ Cortesía Fanny Ruetalo)

Javier Conde  @futbolella / @jconde64

A la hija mayor de Malena Seijas, Melanie, 23 años, policía en Montevideo y una de las tres goleras  (junto con Noelia González y Shiomara Barceló) en Nacional de Florida, se le ocurrió un buen día ponerse a patear balones, a pasar la pelota, a dominarla. “A mi no me entusiasmaba mucho pero con el tiempo es difícil dejarlo”, dice la madre.

Y el tiempo ha pasado veloz y ahí sigue ella, motor del equipo junto con el entrenador Fernando Urse y su ayudante-delegado Óscar Rondeau. “Sin el apoyo de los padres esto no sería posible”, enfatiza. Con el paso de meses y años otra de sus hijas, Lucía, siguió el ejemplo de la mayor.

Nacional de Florida se llamó en sus inicios hace 14 años Quilmes, luego fue la selección de la ciudad, capital del Departamento de Florida, 10 mil y tantos kilómetros cuadrados y poco más de 70 mil habitantes en el centro sur de Uruguay.

Romina Alanis dispara a gol. (Cortesía Fanny Ruetalo)

“Para jugar en el campeonato del interior (de la Organización de Fútbol del Interior, OFI) era necesario ser un club y desde hace unos años somos Nacional”, cuenta.

Urse, el DT, que está desde los inicios del club en el babyfútbol en ONFI, es un empleado de la Intendencia, que dedica sus horas libres a la preparación de los equipos de Nacional de Florida sin causar honorarios. “Nunca bajamos los brazos con las pequeñas, le dijo a Fútbolella, pero siempre hay problemas con las canchas para entrenar”. De esa etapa formativa, salieron las jugadoras que hoy están en el primer equipo.

Encuadrado en el Grupo G , junto con Lavalleja de Minas y Campana de Libertad, Nacional busca clasificarse para los octavos de final de la 17ª. Copa Nacional de OFI (ONU Mujeres/Gol Al Futuro). “Se va a definir por el que haga más goles”, precisa Seijas.

El embrión de Nacional de Florida hace 14 años. (Cortesía Malena Seijas)

Con cinco puntos en tres partidos, igual que Lavalleja, a ambos les resta un juego con Campana al que vencieron 9-1 en la ida, mientras Lavalleja se impuso 3-0 al mismo club. “Estamos confiadas en pasar pero Lavalleja debe sentir lo mismo”, dice sin dar nada por hecho.

En el torneo de 2018, Nacional de Florida llegó hasta las semifinales, en las que cayó contra el multicampeón Arachanas de Melo, a la postre perdedor en la final contra Centenario de Fray Bentos.

Un total de 34 equipos participan en la fase de grupos de la Copa Nacional de OFI, divididos en nueves grupos de los que pasan 16. En los dos grupos de tres equipos, solo avanza el primero.

Florida además del equipo mayor tiene la categoría Sub16, con un total de 35 jugadoras fichadas, que participan tanto en el campeonato del interior como en el torneo local junto con otros seis cuadros: River, San Lorenzo, España, Quilmes, Las Vascongadas y Atlético. Hasta hace tres años atrás, solo Florida tenía equipo femenino.

Seijas apunta que van primeras en el torneo local, que se juega en el sistema de Apertura y Clausura,  que da cupo para el campeonato de OFI del año próximo. “Todos los fines de semana hay fútbol femenino”, dice Seijas con orgullo.

Nacional de Florida sale a la cancha de River de San José. (Cortesía Fanny Ruetalo)

Un fútbol que se nutre de la colaboración de los padres que venden rifas, comida y hacen cantina en los partidos en el estadio Campeones Olímpicos que la Intendencia cede para los juegos del torneo de OFI. “El director de deportes Germán Lapasta es un gran colaborador y podemos usar el estadio sin costo”.

También Fanny Ruetalo es una colaboradora especial, fotógrafo oficial del club, es madre de Romina Alanis, una jugadora todo terreno, esbelta y eléctrica, que ha sido convocada a amistosos de la selección femenina uruguaya por Ariel Longo.

Los mayores gastos, como ocurre para la mayoría de los cuadros del interior, son en movilización y en el pago del arbitraje, más caro cuando el torneo es nacional. “Cobramos entradas módicas en los partidos para ayudarnos”, explica Seijas.

El apoyo de las empresas locales es exiguo. “Les cuesta apostar por el femenino”, dice, una realidad que se repite de una zona a otra, con honrosas excepciones. Lo que no falta es público.

“Cada vez se suman más, se va mejorando en el fútbol de mujeres pero ha costado mucho”, valora la directiva y delegada de Nacional de Florida. “Necesitamos el apoyo de la gente, de los dirigentes de clubes, todavía hay algunos que no tienen femenino, y de la autoridades de la ciudad”, remata.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: