Press "Enter" to skip to content

ESPECIAL:Marco Gentini, psicólogo deportivo “El entrenamiento MENTAL es la PATA FLOJA del rendimiento deportivo”

En los equipos de fútbol se prioriza la preparación física, técnica y táctica y se deja de lado trabajar las variables psicológicas. En el femenino uruguayo solo dos o tres clubes cuentan con personal especializado para atender esta área vital. Uno de ellos está en Liverpool y cuenta su experiencia. (Imagen principal cortesía Marco Gentini/ Sesión de trabajo con categoría Sub16)

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

Los mitos tienen larga vida. Hablar de atención psicológica a un grupo de deportistas suele despertar recelos. ¿Qué pasó, qué hice mal, estamos locos (as), son dudas y preguntas que surgen, explícitas o implícitas. “Es increíble que eso siga apareciendo y hay que desterrarlo desde un principio”, dice Marco Gentini, psicólogo con especialización en la psicología deportiva.

Parte del equipo de Gol al Futuro, profesor en el Instituto Universitario Asociación Cristiana de Jóvenes (IUACJ)–donde se forman entrenadores deportivos y profesores de educación física–, labora desde mediados del año pasado con las categorías Sub16, Sub19 y mayor, y sus cuerpos técnicos, de Liverpool. Una rareza en el ámbito del fútbol femenino local que, de a poco, va profesionalizando la preparación integral de los equipos. “Trabajo con la confianza de las personas, si la quiebro pierdo mi trabajo”, advierte.

  • ¿En qué consiste el trabajo del psicólogo deportivo?

La carrera aporta los elementos para trabajar la parte de contención emocional y luego con la especialización se adquieren herramientas para  trabajar las habilidades psicológicas para el rendimiento: la motivación, la concentración, el manejo del estrés y la ansiedad, la cohesión del grupo, la comunicación, tanto de manera colectiva como individual, y de los cuerpos técnicos también.

Marco Gentini forma parte del grupo de siete psicólogos deportivos de Gol Al Futuro. (Cortesía MG)
  • ¿Cómo es una jornada típica?

Mi acuerdo con Liverpool es que voy una vez por semana al entrenamiento y luego a la supervisión en el día de competencia de fin de semana. Cuando comencé hice una reunión grupal, me presenté, presenté la disciplina científica de la psicología deportiva, qué hace el psicólogo deportivo y cuáles son las posibles intervenciones, para que todo quede aclarado. Luego diagramo sobre cada plantel que es lo más urgente desde mi rol.

  • ¿Por ejemplo?

Puedo trabajar con una categoría sobre la unión del grupo, la comunicación para que se lleven mejor y hora y media después con otra quizás pueda estar haciendo trabajos individuales con determinadas jugadoras para que controlen la ansiedad y mantengan la concentración, y en el entrenamiento que sigue me puedo abocar más a trabajar con el entrenador, sus habilidades de liderazgo, de comunicar. Es muy variado, no hay una única manera de hacerlo.

  • ¿Cómo se  van detectando los asuntos individuales y cómo se tratan?

Si veo alguna cosa en la que es necesaria mi intervención, me acerco a la jugadora y se lo transmito y después siempre va a estar la aceptación por parte de ella. Es una norma general tanto en jugadores, entrenadores, hombres y mujeres. A veces lo sugiero yo, hay la aceptación para dialogar y empezamos a trabajar. En ocasiones lo demandan ellas, como me sucedió con una chica de 15 años, de las más jovencitas, que me escribió por WhatsApp sobre un problema que tuvo en una práctica. Le di mi punto de vista, lo conversamos un rato y luego ella cambió su forma de pensar esa situación.

  • ¿Cuál es el problema más recurrente?

Lo que he visto en el femenino, pero también en el masculino donde he tenido más experiencia, es que hay algo de corte generacional. Hoy en día los adolescentes están muy ligados a la tecnología, a un mundo que se mueve muy rápido y eso despierta un incremento de la ansiedad. Les cuesta esperar, tener paciencia para entender los procesos largos de trabajo. Uno tiene que brindar las herramientas para controlar esa ansiedad tanto dentro como fuera de la cancha. En el fútbol femenino no se está tan avanzado como en el masculino, donde se suelen conocer los ciclos vitales de los grupos, cuáles son las cosas del entrenador y cuáles en las que se puede meter el psicólogo deportivo. En el fútbol de mujeres esas líneas están más difuminadas, pero en lo que esto se vaya profesionalizando se va a ir acomodando.

  • ¿Cómo se van captando los estímulos que  envía el grupo?

Observo mucho y escucho mucho antes de empezar a intervenir, porque esa es la mejor herramienta para tener una intervención efectiva. Y pregunto mucho a las jugadoras y a los cuerpos técnicos.

  • ¿Y qué pregunta?

Me reúno con un cuerpo técnico y pregunto cómo ven el plantel en cuanto a unión de equipo, si son buenas compañeras, si se llevan bien, cuáles son las líderes y referentes. Esa información tengo luego que contrastarla en el día a día y se requiero alguna entrevista personal con alguna jugadora  para  conocerla un poco más en profundidad esta esa instancia de la entrevista individual.  Muchas veces cuando trabajamos con menores es necesario prestar mucha atención al entorno más cercano, a la familia, porque cuando son más chicas hay más influencia del entorno con el que se rodea,  padre, madre, o cualquier otro familiar. A veces alguna jugadora  se comporta de una manera muy suelta disfrutando la actividad y quizás cuando aparece algún familiar se bloquea, la ves paralizada, tensa. Ese es un punto muy importante a observar y a intervenir.

Las chicas campeonas nacionales de la categoría Sub16. (Cortesía MG)
  • ¿Se llega a hablar con ese entorno familiar?

A principio de este campeonato tuvimos reuniones con los padres para aclarar cuál va a ser la perspectiva del cuerpo técnico  y cuál será su manera de manejarse, para que tiremos todos para el mismo lado. En ocasiones  el cuerpo técnico se basa en determinados valores, hace determinado trabajo, y tal vez esa jugadora se va a la casa y le llenan la cabeza en contra del cuerpo técnico o de la metodología de trabajo. Una comunicación muy fluida, muy clara con los padres y el resto del entorno ayuda a entendernos, aunque quizás no estemos de acuerdo pero sabiendo que esto es lo mejor que le vamos a brindar.

  • ¿Es más difícil entenderse con los cuerpos técnicos que con las jugadoras?

Todo tiene su complejidad. Las jugadoras son más, hay más individualidades, hasta veintipico por categoría. Unas más extrovertidas, otras que no largan una palabra, a algunas les lleva más tiempo ver las cosas y uno tiene que respetar ese proceso y dejar que se equivoquen y siempre acompañarlas. Los entrenadores también tienen su metodología de trabajo que quizás le ha dado resultados en muchas ocasiones pero puedes observar que la metodología no es tan buena y lo hablas: ‘mira como quedan estas jugadoras, con esa manera de trabajar, vos podés cambiar esto..”

  • ¿Hay exceso de autoridad a veces?

Puede ser demasiada autoridad o una zona de confort en un entrenador que ha tenido una metodología de trabajo varios años y le ha dado resultados deportivos, ha ganado campeonatos. Va a tender a creer que esa manera es excelente y se va a afianzar y va a ser más difícil que cambie, pero una metodología no puede funcionar siempre en todos lados. Me funciona en este equipo, y me voy a este otro y en este plantel, con estas características no funciona, eso lo tengo que adaptar. Si yo no logro ver esa diferencia, el plantel puede quedar resentido, no va a trabajar como quiere el entrenador.

  • ¿Cómo evalúa ese trabajo que realiza, cuáles parámetros se siguen?

Estoy muy atento al feedback . Cuando hago una intervención o sugiero algo estoy intentando observar que repercusiones tuvo para ver si la tengo que adaptar o cambiar. Y al mismo tiempo pido en reuniones del cuerpo técnico o con los delegados que me den su opinión del trabajo que estoy haciendo, y a las jugadoras también porque es fundamental. Trabajo mucho con la confianza de los cuerpos técnicos y de las jugadoras.

Relajación en el hotel de Trinidad, Flores, antes de la final por el cupo al torneo de Conmebol.(Cortesía MG)

Gentini relata una experiencia “muy linda” de su trabajo con la categoría Sub16 el año pasado, que repitió título en el torneo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y le correspondió eliminarse con otros clubes para ir al torneo de Conmebol. “La fase dos de clasificación se jugó en Trinidad, Flores, y viajé como parte del cuerpo técnico, nos hospedamos en un hotel y pude utilizar una técnica de relajación cuando observé que las jugadoras estaban muy cargadas física y emocionalmente. Es una técnica que tiene que ver con la meditación y ayuda a limpiar los músculos y la mente”.

Liverpool disponía de un piso completo en el hotel y Gentini acostó a las chicas en el pasillo para hacer la relajación y luego se fueron a dormir y pudieron descansar. “Al otro día varias de ellas me dijeron que se sintieron más cómodas, más descansadas”, recuerda. Las chicas salieron campeonas y representaron al país en Paraguay.

  • ¿Cuánto peso tiene ese trabajo psicológico y de fortaleza mental? ¿Se equipara con el físico y técnico?

La fortaleza mental es muy importante. Significa motivación, concentración, autoconfianza, conocimiento de sí mismo. Pero hoy en día no se equipara con los otros pilares del rendimiento deportivo, es decir con  lo físico, lo técnico, lo táctico. Lo mental, que es ese cuarto pilar, se deja de lado, muchas veces por desconocimiento o no contar con un psicólogo deportivo,  aunque se nombra y se le echa la culpa porque se escucha con frecuencia ‘perdimos por un error de concentración’. Se habla de una variable psicológica pero no se entrena en la semana. Es la pata floja del rendimiento deportivo. En los propios clubes masculinos hay muy pocos psicólogos deportivos, y en el femenino quizás los haya en tres. Acá, en Liverpool, lo estamos trabajando y va a tener sus frutos a futuro, cuando estas generaciones más jóvenes lleguen a la categoría principal.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: