Press "Enter" to skip to content

Informe especial LO QUE PIDEN ocho entrenadores para MEJORAR el fútbol femenino uruguayo

Mejores canchas, mayor promoción, profesionalizar los cuerpos técnicos y más propuestas para fortalecer un torneo que se acerca al cuarto de siglo de vida. (Imagen principal: Estadio Charrúa durante el Mundial Sub17 femenino)

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

Los ocho entrenadores son siete hombres y una mujer: cinco dirigirán en la Divisonal A, dos en la B y uno –además es dirigente y periodista– fue figura clave en el impulso al fútbol femenino a mediados de la década del noventa. Gente que sabe de lo que se habla.

Se indaga sobre tres asuntos, al menos, que habría que concretar para fortalecer el fútbol femenino de este país tan futbolero. Breve encuesta previa a la reunión  –convocada por la Mesa Ejecutiva del fútbol femenino para este martes 5 de febrero– de todos los clubes que participarán en la vigésimo cuarta temporada.

Para 2019 se postulan más clubes –impelidos por la instrucción de Conmebol que obliga al fútbol profesional competir en femenino para poder asistir a las Copas Libertadores y Sudamericana– y se espera recoger los frutos del Mundial Sub17 femenino realizado en este país entre el 13 de noviembre y el primero de diciembre pasados.

Uruguay presume de una estructura que podría ser única en el fútbol femenino Sudamericano: la Organización Nacional de Fútbol Infantil realiza torneos de fútbol de niñas entre los 7 y 13 años en todo el país; la Organización de Fútbol del Interior (OFI) y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) dan continuidad a ese esfuerzo en categorías juveniles y de mayores.

El torneo de AUF de 2018 se disputó en las categorías Sub 16 y Sub19 y Mayores, y ésta a su vez en dos divisiones: un total de 43 equipos y cerca de un millar de jugadoras.

Daniel Pérez, técnico campeón del femenino de AUF con Peñaorl (F)

 “En Uruguay hay 30 o 40 mujeres que juegan muy bien al fútbol y se reparten entre los equipos mejor posicionados y algunas aisladas en otros equipos. Hay que lograr que más chicas se enfoquen en el deporte con ganas de mejorar”.

El que echa ese cable a tierra es Daniel Pérez, bicampeón con Peñarol 2017-2018 y con Cerro (2012). Antes de  proponer, analiza: “es difícil hacer un torneo más competitivo porque para eso las jugadoras tendrían que ocuparse solo de fútbol” y  son trabajadores o estudiantes o ambas cosas a la vez.

La mayoría de los equipos, sigue Pérez, no entrenan todos los días y carecen de las condiciones necesarias para “potenciar profesionalmente” a las jugadoras y, si contaran con las instalaciones adecuadas, no dispondrían de los descansos para optimizar la preparación.

El técnico de las “carboneras” propone:

  • PLANIFICACIÓN ACERTADA de los organizadores. (Recuerda que se juega en julio y agosto, en invierno, con las dificultades que ello implica para entrenar y competir).
  • MÁS DIFUSIÓN de los medios, dando continuidad a lo que dejó el Mundial.
  • MEJORAR LOS TERRENOS de juego.

Fabiana Manzolillo, ex técnica de la selección de mayores y de River y Colón, regresa a los torneos de AUF con Defensor, renombrada institución del fútbol profesional que debuta en la rama femenina. Destaca la fortaleza distintiva en la región de “tener niñas jugando” desde edades muy tempranas.

Fabiana Manzolillo dirige el debut de Defensor en el fútbol femenino. (F)

Para cambiar el femenino, ella plantea:

  • PEDIRLE A LOS CLUBES acceso a su infraestructura: una cancha de fútbol 11 para entrenar.
  • CUERPOS TÉCNICOS CON CONTRATO y con tiempo para trabajar: los buenos resultados no siempre es salir campeón
  • PAGA PARA LAS JUGADORAS: trabajan y estudian y llegan cansadas a los entrenamientos. Si el fútbol es una “oportunidad laboral” van a poder prepararse mejor.

Nicolás Sierra, de Náutico, que rozó el ascenso en la Divisional B; Ezequiel Burgueño, que subió con Bella Vista; Marcelo Lemos, que descendió de categoría con Juventud Las Piedras; también Ignacio Chitnisky, conductor de la victoriosa campaña de Progreso hacia la Divisional A, y Jorge Burgell, vicepresidente de Onfi, cronista de La Diaria y ex coordinador de las selecciones femeninas, todos sin excepción piden mejores escenarios para el fútbol de las chicas.

“El estado de las canchas es un factor que condiciona directamente el juego”, apunta Sierra, que afirma que algunos escenarios son “un riesgo” para la salud de las jugadoras. Es un tema complicado, económico, pero es muy importante”.

Y añade tres aspectos más a mejorar:

  • PROFESIONALIZAR los cuerpos técnicos, desde los entrenadores hasta la parte médica.
  • MEJORAR TRABAJO CON LAS BASES, que a la larga aumentará la calidad de los equipos y del campeonato.
  • GARANTIZAR LA CONTINUIDAD del campeonato. (Sierra recuerda que el año pasado por efectos del invierno se estuvo ocho semanas sin jugar. Asunto de planificación que el que coincide con Daniel Pérez)

Chitnisky, que fue campeón del apertura y clausura de la B y, por tanto, de la tabla anual, con experiencia en la A con Colón y Nacional, junto con las canchas –quiere como mínimo las mismas que usan los juveniles masculinos– le gustaría un par de cosas más:

  • QUE FUERAN OBLIGATORIAS las preliminares femeninas en los partidos de la primera masculina para promocionar el fútbol de mujeres. Progreso lo hizo en la temporada pasada
  • COBERTURA A LAS JUGADORAS EN SALUD, movilización hacia los campos de entrenamiento y de juego, y nutrición.

Burgell que vive el fútbol femenino en tres dimensiones: como organizador del balompié de niñas en Onfi, como agudo y persistente cronista, y siempre con ese ojo de entrenador curtido en equipos y selecciones nacionales, advierte de arrancada la necesidad de esbozar una ruta hacia la profesionalización. “Se podrían crear algunos estímulos pecuniarios mínimos que abran ese camino”, dice.

Burgell habla desde su experiencia de más de 20 años en el fútbol femenino uruguayo.

“Podría llevarlo adelante la AUF con sus jugadoras de selección y los clubes con algunas o todas sus jugadoras. En ambos casos hay ejemplos de la existencia de pequeños pero notorios ejemplos en el devenir de la corta historia del fútbol femenino uruguayo”, subraya, aunque advierte que “es imposible sostener la idea de imponer la profesionalidad ahora y ya”.

Sus propuestas específicas son:

  • MEDIDAS A FAVOR del incentivo de la participación de jugadoras juveniles: “creación de categorías Sub 15, Sub 17 y Sub19 o 20 a partir de la temporada 2020 y anunciarlo desde ya para dar tiempo a la preparación de los planteles”.
  • MEJORES ESCENARIOS en general: analizar la posibilidad de hacer espectáculos dobles o triples con los partidos más atractivos de ambas divisionales mayores, con  boletería a precios moderados. Eso pudiera suceder muy seguido en el Estadio Charrúa.
  • INCENTIVAR ÓRGANOS de dirección o coordinación con la Organización de Fútbol del Interior (OFI) y crear instancias de realización de competiciones anuales. Por ejemplo, un torneo de los cuatro mejores clubes de AUF con los cuatro mejores de OFI a fines de temporada.
  • PLANES CONJUNTOS AUF-OFI con respecto a la formalización y preparación de las selecciones juveniles y de mayores, incluyendo sistemas conjuntos de captación tan ausentes últimamente.

Marcelo Lemos, de Juventud, asoma al igual que Burgell que los clubes femeninos compitan en cuatro categorías desde Sub14 a Mayores, comparte también la idea de los partidos preliminares de Chitnisky y desea más difusión en los medios. Burgueño, que prepara a Bella Vista para la Divisional A, desliza la creación de “premios económicos” y Michael Sorano, pulmón de San Jacinto Rentistas, apunta un dato inédito: mejorar el arbitraje y “a lo que todos aspiramos”: que las jugadoras puedan recibir un viático para solventar sus gastos en el fútbol.


 [L1]

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: