Press "Enter" to skip to content

Fin de fiesta en Montevideo ESPAÑA, invicta y goleadora, SE LLEVA el Mundial Sub17

Las chicas de  la selección mexicana, con una fe inquebrantable, luchan durante los 90 minutos pero caen 2-1. Claudia Pina, la 10 de las nuevas campeonas, obtiene el Balón de oro. (Imagen principal de Fifa/Getty Images)

 

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

 

En una noche de primavera fría y ventosa España fue un huracán durante la primera media hora del partido.

México tardó 10 minutos en pasar la línea divisoria. Solo jugaban las rojas.  De Ana Tejada o María Méndez, en el fondo, para la movediza Paola Hernández, y de ésta para Eva Alonso, y vuelta atrás o apertura hacia Salma Paralluello o a esa bala llamada Eva Navarro.

Claudia Pina, la mejor del campeonato: BALÓN DE ORO

Y siempre aparecía la 10, Pina. Con un regate o dos, un pase entrelíneas o un disparo asesino. La pelota pasaba por todas y México, inquieto y desacomodado, tapaba agujeros como podía.

Eso duró 16 minutos, cuando Méndez sacó desde la izquierda un balón largo hacia la punta del área, Paralluelo la bajó de cabeza y Pina domó el balón, se sacó a una central de encima y batió a Jaidy Gutiérrez por bajo y a su izquierda.

Un par de minutos después, en medio del asedio español, Pina es derribada en el área, y aunque nada se pitó toda la grada lo gritó o casi toda, porque el grupo de mexicanos ataviados con banderas y máscaras de lucha libre, restó importancia a la jugada.

Mukurama Abdulai, de Ghana, 7 goles en 4 partidos: BOTÍN DE ORO y Balón de Bronce.

“Levántate, manita, que no hubo nada”, decían los seguidores de la selección norteamericana.

A los 26 minutos, Pina llega al centro del área al mismo tiempo que el balón enviado a ras de piso por Navarro desde la derecha. Zapatazo seco y esto huele a goleada.

Pero sucede lo contrario. México se lanza al ataque, peleando en el medio, presionando la salida del balón desde la retaguardia española. Y Catalina Coll –que al final del partido se acreditará el Guante de oro del Mundial- falla en un despeje.

La deja ahí a los pies de Alison González pero el caramelo se le escurre a la delantera mexicana por debajo de la bota. Aún así la jugada deviene en saque de esquina y de su lanzamiento viene el gol del descuento de Denise Castro. Era el minuto 29.

Y España ya no fue tan España. Y México fue más México, aunque parecía cuestión de minutos, de que las chicas de Toña Is se recompusieran y volvieran a controlar el partido con su movilidad, toques cortos y el desequilibrio de Pina y Navarro.

El fin de la primera parte parecía bueno para unas y otras. A las españolas para reencontrase, a las mexicanas para reforzar que estaban vivas tras ese sacudón inicial.

Mónica Vergara hizo ingresar a Nayeli Díaz desde el primer minuto de la segunda parte y retiró a Anette Vázquez. Adelantó sus líneas y empezó a jugar más y mejor en campo contrario porque emergió la figura de Silvana Flores en el medio, bajando el balón y eludiendo la asfixiante presión  de las españolas, y la de Natalia Mauleón unos metros más arriba.

La mexicana Nicole Pérez, Balón de Plata.

La pequeña jugadora del Toluca, Mauleón solo mide 152 centímetros, se las apañó con quiebros y velocidad para descomponer la defensiva de la roja. De a poco la sensación de que el partido podía ser una goleada fue desvaneciéndose y se asomó el empate como algo posible.

La DT española movió banco: Aixa Salvador por Paralluelo, algo desaparecida; luego Leire Peña por Irene López, que no tuvo su día, y después Paula Arana por Paola Hernández, exhausta. Cambios para retomar un control esquivo.

México insistió con otra bajita, Aylin Avilez, jugadora de Monterrey, que en los pocos minutos en cancha regateó a gusto –y se gustó con un caño pegado a la raya– y puso emoción e incertidumbre hasta el segundo final.

Con la afición mexicana animando hasta el último aliento, la árbitra canadiense Marie–Soleil Beaudoin sonó el silbato y acabó con el  drama final del mundial uruguayo.

España que ganó cuatro de seis partidos –empató con Colombia y la ex campeona Corea del Norte– y anotó 15 tantos, más que ninguna otra selección, se coronó campeona del mundo.

Segundo combinado europeo que lo logra tras Francia en 2012, España fue tercera en 2010, subcampeona en 2014 y tercera otra vez en 2016.

México, que sólo cayó vencida en el último juego, es la primera selección latinoamericana que disputa la final de un Mundial Femenino Sub17.

El tercer lugar, disputado a primera hora en el Estadio Charrúa de Montevideo,  lo obtuvo  Nueva Zelanda que se impuso 2-1 sobre Canadá. Las kiwis presentes en las cinco ediciones anteriores de este torneo nunca superaron la fase de grupos.

“Atrévanse a soñar”, les dijo Leon Birnie, DT neozelandés, a sus chicas. Y soñaron en grande. Así son los Mundiales.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: