Press "Enter" to skip to content

“El 4-1 fue un tirón de oreja” PEÑAROL CONQUISTA EL BICAMPEONATO en fútbol femenino

“El trabajo y el compromiso de las jugadoras nunca falla y marca la diferencia”, dijo Daniel Pérez, el director técnico campeón en 2018 y 2017 con las aurinegras y en 2012 con Cerro. (Imagen principal: las chicas de Peñarol con la Copa/ @AUFfemenino)

Cuatro goles, tres expulsiones, un penal fallado: la final de finales del femenino uruguayo mantuvo la incertidumbre  y la emoción hasta el último segundo: Colón vendió cara su derrota y Peñarol defendió con éxito su título. “Ahora a disfrutar”, apuntó Pérez, que en este 2018 compitió por vez primera en la Libertadores femenina y sacó boleto para la próxima.

Colón lo tenía complicado. Campeón del Apertura, sufrió un bajón en el Clausura y tanto Nacional como Peñarol lo superaron en la tabla anual. Por tanto, debía vencer a las aurinegras en una semifinal -lo que hizo con sorprendente contundencia (4-1, en el Charrúa)- y luego imponerse en la suma de la final a dos partidos.

Y ahí falló, aunque parecía partir con ventaja en lo anímico. “El 4-1 fue un tirón de oreja”, admitió Pérez. “Nos dijo que el año no había terminado”, añadió. En su rival la abultada victoria de la semifinal tuvo, quizás, un efecto anestesiante. ¿Se habrán creído vencedoras antes de tiempo?

Jennifer Clara y Cecilia Domeniguini reciben el trofeo al subcameón de manos de Astrid Leyes, de la Mesa Ejecutiva del fútbol femenino. (@AUFfemenino)

Lo cierto es que en el primero de la final , disputado el miércoles pasado, en el Parque Viera, sede Montevideo Wanderers, Peñarol cambió las apuestas. Jugando con una menos (expulsión de Alexia da Silva) durante 50 minutos se llevó una victoria 1-0 y colocó el impacto anímico en el bando contrario.

Y este domingo el equipo de Pérez salió enchufado y dispuesto a sentenciar el juego cuanto antes. Denise Dufau a los 10 minutos empezó a empinar la cuesta para Colón, que tenía que ganar por uno de diferencia para ir al alargue y por dos o más para recuperar el título que conquistó de manera sucesiva entre 2013 y 2016.

Pero quedaba tiempo suficiente para que las chicas de Alfredo Larrica dieran vuelta al marcador. En esas andaban, cuando la golera Romina Chappe tiene que salir del área para detener la escapada de Lourdes Viana. Falta y expulsión. El decorado del partido presagiaba tintes definitivos. 

Diez minutos después Dufau, otra vez, vence la portería del tetracampeón ocupada por Cecilia Domeniguini, figura clave en el entramado de Colón que tuvo que ponerse los guantes para suplir a Chappe.

¿Tendría fuerza Colón para revertir el resultado y llegar al alargue del partido? Tatiana Lima, que entró al comienzo de la segunda parte, acortó la distancia: 2-1 y casi 40 minutos por delante. A los 79 minutos Camila Iriarte (la sustituta de Da Silva) detiene con la mano el gol del empate y le muestran la cartulina roja.

Belén Aquino,  figura emergente en el fútbol femenino, se para frente al balón. Sofía Olivera se lanza a su izquierda y Aquino la chuta a la derecha…pero se va fuera. El partido parece que finalmente muere en ese lance desafortunado. 

Peñarol controla esos 10 minutos finales pero no evita el último sobresalto. Un gol de Oriana Fontán, que casi de inmediato es expulsada, empareja el duelo y alienta la remontada. Pero las carboneras cierran filas, imponen su oficio y se llevan la Copa. 

“En estos dos partidos ganó el trabajo, el orden táctico y la estrategia”, afirmó Pérez. “Muy importante para los equipos que quieren cosas grandes”, remató. 

El DT carbonero confió que “ya estoy pensando en 2019”

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: