Press "Enter" to skip to content

Colón supera a Peñarol y hay final BELÉN AQUINO SE ADUEÑÓ DEL CHARRÚA

La 9 de las rojiverdes metió tres goles y puso el otro en la victoria 4-1 sobre las carboneras en juego disputado en el estadio de la final del Mundial Sub17 y destinado a ser el gran escenario del fútbol femenino uruguayo.

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

En esta mañana luminosa del 9 de diciembre de 2018, en la que el balompié de mujeres charrúa se celebra a sí mismo jugando en una cancha de primera, nadie brilló más que Belén Aquino .

Nadie tampoco tocó menos el balón que ella. Es una oda a la eficiencia esta chiquilla de 16 años que parece ausente y zas,  un gol para empatar cuando expiraba el primer tiempo. Y zas, otro, a los cuatro minutos de la reanudación. Y Peñarol perdió la brújula.

Las aurinegras, que defienden su título de 2017,  llegaron el fin de semana de su primera Copa Libertadores femenina. Entrenaron lo justo de martes a viernes pasados y en la media hora inicial de esta semifinal a 90 minutos fueron claramente superiores, en posicionamiento sobre el césped sintético del Estadio Charrúa y en juego.

Lourdes Viana con un tiro libre desde casi la posición del  corner batió a la arquera de Colón y reafirmaba  así cierto favoritismo previo de su equipo. Colón, sin juego y dubitativo hasta ese momento, dio un paso al frente y se hizo dominador de la partida en ese cuarto de hora final.

Alfredo Larrica sabiendo que para su equipo no había mañana –Peñarol además del Clausura se llevó la tabla anual- instruyó a la venezolana Idanis Mendoza a moverse unos cuantos metros hacia delante, donde se juntó con su compatriota Crisbelis Abraham y Oriana Fontán, al tiempo que Keisy Silveira asumía la tarea de enganchar con las dos puntas: Jennifer Clara, por la derecha, y Aquino por la izquierda.

Peñarol parecía controlar el juego hasta que un balón cruzado desde la derecha le cayó providencial a Aquino, que emparejó el marcador. Fue su única oportunidad frente al arco. El único despiste de su marca Alexia Da Silva.

Peñarol celebra su conquista, que lo acercaba al título de la temporada 2018

Para la segunda parte, Aquino no cambió de banda, simplemente ahora miraba hacia el otro lado. Y muy pronto el partido se decantó de un lado. A los cuatro minutos recibe el balón a unos 10 metros del área grande ,lo acomoda y cuando las marcas, en plural, se acercan suelta un disparo tremendo al ángulo derecho de Sofía Olivera. Imparable.

“Ella es un plus, una goleadora nata, de velocidad superior”,comentaría Larrica al final del juego. Aquino integró la selección uruguaya Sub17 que disputó el mes pasado el mundial de la categoría y anotó el primer gol del combinado ante Nueva Zelanda.

Ese segundo tanto pesó de manera definitiva en el resto del encuentro. Colón creció, Peñarol lo contrario. Daniel Pérez, el DT carbonero, y Larrica movieron su banca:  Mayra Casal, que hizo un gol en la Libertadores en la victoria sobre Unión Española de Ecuador, sustituyó a Denisse Dufau y en las rojiverdes Maytel Costa, también de la Sub17, reemplazó a María Gabriela Bonfanti, Choco, la otra venezolana, reciclada en el lateral derecho.

Uno buscaba ofensiva, el otro proteger su retaguardia.

Colón tuvo en un penal cobrado por Clara la primera oportunidad de ampliar el marcador. Pero el balón se le fue elevado sobre el larguero. “Estaba desinflado”, atinó a decir a la salida de los vestuarios a los que se retiró acalambrada porque se cansó de subir y bajar a lo largo del partido.

Aquino y sociedad no fallarían en el segundo chance. La chica se llevó a su marca hasta la línea del fondo y la puso casi a ras de piso en el punto de penalti, donde Lorena González le dio con fuerza y dirección: el balón pegó del larguero, rebotó y entró. El partido parecía concluir. Faltaba una joya más.

Se retiró lesionada Agustina Arámbulo, sustituida por Camila Iriarte, y entró también Agustina Pereyra por Florencia Vicente. En Colón, Cecilia Gómez, una seleccionada Sub17 más, reemplazó a Silveira y Tatiana Lima a Fontán. Y Aquino dejó para el final la guinda.

Un balón detrás de la defensa que corrieron ella y la central, a la que superó en velocidad, luego esquivó la salida de la golera Olivera y a puerta vacía la empujó lo justo. “Un partido redondito”, diría Larrica, que entiende que la diferencia entre ambos equipos no es la que reflejó el marcador. “Fue un partido duro”, afirmó.

Pérez admite que las suyas cometieron errores. “Trataremos de corregirlos, hay dos finales más”, dijo. Es el derecho que por condiciones de campeonato tiene Peñarol al ser primero en la tabla anual.  “En dos días hay revancha”, expresa, confiado en al reacción de su equipo.

La verdadera final comienza el miércoles, posiblemente en el mismo escenario. Y tendrá su capítulo definitivo el próximo domingo.


 [L1]

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: