Press "Enter" to skip to content

Mundial Sub17: Croniquilla desde el autobús MENOS GOLES, MÁS SORPRESAS

Le restan dos fechas (cuatro juegos)  a este sexto mundial de chicas de 17 años y menos. En Uruguay se detiene el yugo asiático y saldrá una campeona inédita.  Tres de las cuatro selecciones semifinalistas están dirigidas por mujeres. Viste? (Imagen principal: México lindo y querido, festeja/ @AUFfemenino)

 

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

 

No se ve fútbol en el bus, el servicio es eficiente aunque algo rústico, pero se piensa en él. El 427 de Coetc –una cooperativa de transporte de obreros y empleados, que opera desde 1963– para de ida y vuelta frente al Estadio Charrúa.

“¿Qué es esa fiesta que hay ahí?”, pregunta una anciana vivaz desde uno de los asientos delanteros. “Un mundial de chicas jugando al fútbol”, me oigo respondiéndole, mientras desciendo.

Mukurama Abdulai: se va con 7 goles, una de las figuras de la Copa. (@AUFfemenino)

Juega Ghana contra México, y viceversa, y algún mínimo alboroto hay en la acera de la calle Bolivia, sobre la que da el estadio, se ven banderines, personal uniformado, gente con credenciales colgándole del cuello: cerca de 500 personas, anunciarán luego, asisten a este inédito partido de cuartos de final.

En el bus que rueda con la lentitud de los domingos deseé por un instante que avanzara México, por eso de la identidad latinoamericana aunque sea difusa y esté un tanto maltrecha, pero a la vez quiero ver a Abdulai, una de las estrellas del torneo.  Habrá recompensa, aunque ahora apenas lo intuyo.

Cumplió 16 años el mes pasado, es la capitana de la selección africana, lleva seis goles en la Copa, más que cualquier otra. En la página de la Fifa se lee que para ser futbolista la primer rival que enfrentó fue su propia madre. Es una historia que se repite. Ellas no quieren que ellas (sus hijas) jueguen.

A México lo dirige una mujer, Mónica Vergara, en la banda y otra en el campo, Nicole Pérez, jugadora de las Chivas de Guadalajara, que será la player del partido. El juego, algo aburridón en la primera mitad, cambió con la entrada de Nayeli Díaz.

Jordyn Huitema: una de las explicaciones por las que Canadá está en semifinales. (@AUFfemenino)

A veces las soluciones están en el banco. Los DT dan con ellas pero uno que sabe menos de eso se pregunta por qué estaba en el banco.

La idea me vino repasando los apuntes mientras volvía en el bus, que parece por un momento que va hacia el mar (el Río de La Plata, que es eso, un mar sin orillas a la vista) y luego gira parsimonioso y se mete ciudad adentro, buscando la calle 26 de Marzo.

También ocurre que los DT se quedan sin soluciones. Eso parece que le ocurrió a Evans Adotey, el curtido jefe de Ghana. Su equipo fue el único que pasó la primera ronda ganando todos los juegos y con 10 goles. “Nos preparamos para ir a la final”, había advertido –¿amenazado? – Adotey: expresivo, inquieto, exigente.

No era tan fiero el león. México lo desmelunó. Fuerza siempre, pero poco balón. Incluso Abdulai se vio algo torpe la mayor parte de las veces que le llegó la pelota, no muchas. Tuvo un par de fogonazos: cabezazo y adentro; apertura a la derecha en el pico del área para la escurridiza Suzzy Teye y adentro. La muchacha apunta alto.

México fue rey en los penales y ahora buscará la final contra Canadá: primera vez que dos selecciones de la América del Norte se juntan en una semifinal.  En el otro cruce, sobrevive de los favoritos España que se  topará con las kiwis.

Las kiwis son o es Nueva Zelanda, un equipo rústico, que tiene eso que los entrenadores llaman rigor táctico: un saber estar. Ni encandila, ni entusiasma, salvo a su animosa banda de seguidores que no paran de cantar y aplaudir: let’s go kiwis. Y meten y meten, las kiwis.

Quizás las esbeltas chicas de Nueva Zelanda han internalizado entre pecho y espalda el dicho que su entrenador, Leon Birnie, repite tras cada pasito: atrévanse a soñar”.

España también metió 10 goles: 4 a Corea del Sur, campeona en el mundial de 2010, y 5 a Canadá. Uno solo, y de esos feos, que se escurre como mantequilla entre las manos de la golera, a Colombia.

Dirigida por Toña Is –tres de los cuatro DT en semis son mujeres–, ex jugadora de largo recorrido en la liga y la selección española, que se santigua cuatro veces antes del primer silbato,  España convoca los elogios de los observadores.

El “Ferrari” español. (@AUFfemenino)

El bus casi llega a bulevar España, vaya coincidencia, donde me bajó. ¿Bajarán a España también?, ¿Hasta donde llegará el milagro de las kiwis, que nunca antes habían pasado de la fase de grupos? El estilo de las oceánicas encaja con el ibérico: fútbol más directo.

España jugará a tener el balón,  a moverlo de un lado al otro. Selección industrial, se desdibuja un poquito con esos equipos remolones, que esconden el balón y las intenciones.  Lo que ordenó Didier Luna, el preparador colombiano.

“Ellas son un Ferrari y yo tengo un autico”: dijo. Para mi gusto, la frase del mundial. La que recuerda que esto, al fin y al cabo, es un juego.

Las kiwis son otra cosa. Pero es el mundial de las sorpresas y también, de lejos, el de menor cantidad de goles: 77 en 28 juegos. Las neozelandesas soñarán con hacer uno. Y a tirar de oficio.

Sin asiáticas de por medio –se llevaron 4 de los primeros 5 títulos– el  sábado habrá una nueva campeona mundial Sub17.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: