Press "Enter" to skip to content

Las kiwis eliminan a Uruguay “EL FUTURO ES MUY BUENO

La selección charrúa cae (1-2) ante Nueva Zelanda en la segunda jornada del Mundial Sub17 y se queda sin oportunidad de pasar a cuartos de final. “Esto no es de un día para el otro”, adelanta como balance el DT Ariel Longo. (Belén Aquino grita al mundo el gol uruguayo/ @AUFfemenino)

 

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

 

Uruguay no pudo romper el maleficio de los anfitriones. Ninguna selección sede en los mundiales Sub17 (2008-2018) superó la fase de grupos.

El sueño charrúa tuvo corta vida, a pesar de que Belén Aquino –¡qué jugadora! – puso el 1-0 a los siete minutos. Solo servía ganar, para igualar al equipo de Oceanía y resolver en la última jornada contra Finlandia.

Nueva Zelanda, que nunca había pasado de ronda en sus seis participaciones mundialistas, le dio vuelta al marcador en el propio primer tiempo para sumar su segundo triunfo. Y clasificó.

Ahora finesas (derrotadas por Ghana ayer y por Nueva Zelanda en la apertura de la copa)  y uruguayas jugaran por el honor: por llevarse una victoria de este Mundial. Para ambas sería la primera.

Ariel Longo mira, sin embargo, más allá de ese último juego. “Esta generación va a desembocar en el Sudamericano Sub20”, dijo. Habló de “explosión” y de que esa “explosión” va a significar “un antes y un después” en el fútbol femenino uruguayo.

El DT recuperó para su lance decisivo de ayer a  las laterales Sharon López (Colón) y Antonella Ferradans (Progreso) y dio entrada a Deyna Morales (San Jacinto Rentistas) en lugar de Sasha Larrea (Peñarol). Dispuso una suerte de 5-3-2, con marcaciones personales sobre Kelli Brown, Maggie Jenkins y la potente Gabi Rennie.

Enchufadas desde la salida, los balones llegaron en los primeros minutos a Esperaza Pizarro (Palmirense) y Aquino )(Colón) que se movían por el sector izquierdo del ataque charrúa. Ese par de chicas son unos puñales, que se se intuyen y se buscan y crean un desbarajuste de la nada.

La barra kiwi sigue a la clasificada selección de Nueva Zelanda. (@AUFfemenino)

Aquino –menuda y eléctrica, que da la impresión de que no rompe un vaso– recibió en el medio, se deshizo de su marca con una sutileza en carrera, abrió hacia Pizarro, que se fue hacia la derecha, llegó a la punta del área y sacó un trallazo que la golera Anna Leat vio pasar sin remedio. La salvó el horizontal.

Al rebote apareció Aquino (Aquigol: en los amistosos batió a Japón y a México) y tocó a un lado y se fue a gritar su euforia con la banca, con el público, con ella.

Todo pintaba bien. Demasiado bien pero el partido se podía hacer muy largo y se hizo. En la otra portería, la que defendió Agustina Caraballo (Peñarol), también había postes.

Y dieron un par de rebotes mortales. El primero a los 26 minutos lo cazó Grace Wisnewski, la 10  kiwi –el apodo de la selección neozelandesa– y lo empujó desde el área chica. El segundo, se le apareció a Brown (la jugadora que hizo el primer gol en este Mundial) y no perdonó.

Iban 36 minutos y se hacía de noche en el Charrúa: con buena entrada aunque menor que en la inauguración.

Uruguay no dejó de luchar cada pelota pero desaparecieron las conexiones del arranque. En el medio Morales y Karol Bermúdez (Liverpool) cortaron juego, robaron pelotas pero  nunca hubo ni el espacio ni la calma para alimentar a los puñales del ataque.  Aquino recibió un par de balones en el balcón del área y el estadio adivinó, y deseó, el peligro. En ambas la bajaron. En una pitaron falta, que por centímetros no fue penal.

Poco a poco Nueva Zelanda adelantó líneas, presionó el medio y, sin jugadas limpias, acorraló a Uruguay. Pizarro, a la que le sobra calidad y pundonor, se agotó  batallando con sus marcas ; Micaela Domínguez,  muy pegada a la banda colaboró para cerrar espacios a la explosiva Rennie pero aportó menos en ataque, e igual ocurrió con Cecilia Gómez, por el carril derecho, pegada como estampa sobre Brown.

Más empeño que claridad, derroche sin pausa. Longo destacaría luego “la entereza” de su equipo pero, también, admitiría la ausencia de roce mundialista. “El futuro es muy bueno”, dijo, y agregó “si se sigue el proceso”.

  • Que la eliminación no dejé por el camino el futuro del fútbol femenino uruguayo, advirtió.

El marcador no se movería más. Las entradas de Valentina Morales, Ángela Gómez y Pilar González, todas de vocación ofensiva, reforzaron la idea de buscar la victoria, que sigue siendo esquiva para Uruguay: ya debutaron 19 de las 21 gurisas locales.

 

Finlandia apretó a Ghana

Ghana festeja: lleva 8 goles en dos partidos. (@AUFfemenino)

¿Vendrá fines de fino? porque eso es el equipo nórdico, que mima el balón y lo traslada de un lado al otro sin prisa y sin dolor. Seguía de alguna forma en la tónica vistosa e ineficiente de su partido contra Nueva Zelanda. Pero enfrente estaba Ghana y en cosa de minutos había metido dos: por Millot Pokuaa ( atacante que usa el número tres) y, otra vez, Mukarama Abdulai.

Las europeas equilibraron luego el juego porque, como en el partido contra Uruguay, las ghanesas con la renta a favor se vuelven más horizontales que verticales. Pero no había sobresaltos. En las tribunas se hablaba de su buen hacer de las africanas y se preguntaba alguno por la calidad de su golera, Grace Buoadu, una espectadora más.

Finlandia también se lo debió preguntar en el descanso porque salió a buscarla. Dieron un paso adelante, fueron al cuerpo a cuerpo con las ghanesas que, de repente, recularon y empezaron a tirar uno que otro pelotazo. La apuesta era un tanto suicida, pero no quedaba otra. Abdulai, un demonio con sonrisa, pegó una bala en el horizontal y falló un mano a mano frente a Anna Koivunen.

Pero fueron las finesas las que descontaron porque Buoadu dejó un mal rechace y Jenni Kantanen lo aprovechó. Ghana, por vez primera en el torneo, mostraba fisuras.

La ilusión del empate alentaba a las finesas hasta que su arquera –probada en otros tiros- intentó despejar con un sola mano un tiro libre lejano lanzado por Grace Animah. Pero falló y se acabó el partido. “Mis jugadoras dieron todo”, dijo Marko Saloranta, DT de Finlandia. Su rival, Evans Adotey, admitió que en el segundo tiempo echó  el equipo atrás:  “Había que defender la ventaja”.

Le resultó pero quedó la sensación de que a Ghana hay por donde atacarla.

 

APUNTES DEL MUNDIAL

El primer gol de esta parte del mundo: México 1, Brasil 0. (@AUFfemenino)

Gol 600. Con el quinto tanto que Sara Ito anotó para Japón frente a Sudáfrica ayer en el estadio Domingo Burgueño Miguel, de Maldonado, se llegó a  600 goles en los mundiales femeninos Sub17. Las niponas se impusieron 6-0.

Japón centenario. Ningún equipo ha hecho más goles que Japón en la historia mundialista de la categoría: con los 6 de ayer suma 104 en 28 juegos. 3,70 goles por partido (Sudáfrica se llevó más de la cuenta)

Uno de aquí. Vanessa Buso, de México, metió el primer gol latinoamericano del IV Mundial Femenino Sub17. Belén Aquino, de Uruguay, hizo el segundo.

Van 35. En 12 partidos se ha marcado a ritmo de poco menos de 3 goles por juego. En total, 609.

 

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: