Press "Enter" to skip to content

A 15 días del Mundial Sub17 LAS 21 GURISAS DE URUGUAY

La lista definitiva de las seleccionadas por el DT Ariel Longo para competir en el VI Mundial Sub17 , conocida el 26 de octubre, cierra un ciclo de 20 meses de intensa preparación de una generación con“enorme potencial”, formada en su mayoría desde el baby fútbol. Gurisa es un típico vocablo rioplatense para llamar con cariño a una niña. (Imagen principal: Longo con su infaltable gorra en plena faena/ @AUFfemenino).

Javier Conde @futbolella/ @jconde64

 

“…y Belén Aquino”. El nombre de la menuda y eléctrica delantera de Colón fue el último que pronunció el Director Técnico Ariel Longo en la tarde noche del pasado viernes en el estadio Charrúa. Frente a él, 32 chiquilinas expectantes, de 14 a 17 años, que en unos segundos luchaban por contener la  alegría o por ocultar el llanto. O ambas cosas. “Para ella fue tremendo porque se había quedado fuera de la lista del Sudamericano”, cuenta su padre, Pablo Aquino.

Los Aquino, Pablo y Luz, sabían como otras familias que el viernes daban la lista definitiva luego del entrenamiento. Fueron a buscar a su hija al Charrúa sin miedo pero con cierta aprensión. A pesar de sus notorias habilidades, problemas físicos (falta pronunciada de peso) de la chiquilla impidieron que compitiera en el torneo regional de marzo pasado disputado en Argentina. “Es una meta cumplida, el trabajo que realizó dio sus frutos”, comenta con alivio el padre.

Colón con siete jugadoras fue la base de la selección uruguaya dirigida por Graciela Rebollo que se estrenó en un mundial de esta categoría en Azerbaiyán 2012. Ahora son cuatro, junto con Aquino están las defensas Maytel Costa y Sharon López, de apenas 15 años, y la mediocampista Cecilia Gómez.

La lista de las 21: un pequeño error Inailén Rodíugez, tercera en la fila superior de izquierda a derecha,  es golera.

“Estamos muy contentas por ellas y apenadas por Tatiana Lima”, escribe en un mensaje Adriana Pérez, la muy activa delegada del equipo verdirojo que lamenta que en el corte se haya quedado una de las suyas.

Y siete son las chicas que ahora aporta Liverpool, reciente campeón de la categoría Sub16, a la lista confeccionada por Longo. Peñarol agrega tres más, dos proceden de Palmirense, otras dos de San Jacinto–Rentistas, Canelones y Progreso una por cabeza y desde Nueva York la más joven entre las jóvenes: la uruguaya del Bronx Jennifer Sosa, nacida el 17 de noviembre de 2003 y con una historia que su padre cuenta como una película.

A Jorge Burgell, amplio conocedor del fútbol femenino charrúa desde sus orígenes, la lista le suena lógica. Le llamó la atención no ver el nombre de Wendy Carballo, potente jugadora de Arachanas de Melo, y observa una modesta presencia de jugadoras del interior del país.

Todas las chicas, lo destaca el propio Burgell, encargado del Departamento de Niñas de la Organización Nacional de Fútbol Infantil, ONFI, y lo corroboran Javier Saavedra y Michael Sorano, de Liverpool y San Jacinto-Rentistas,  tienen años de fútbol en sus botines, que comenzaron a embarrar desde muy chiquitas en los agrestes campos del baby fútbol.

Ese el punto de enlace de las 21 chicas, e incluso de las 11 cuyos nombres no están en la lista definitiva, que las hace una generación distinta.

Saavedra, orgulloso de que las de Liverpool constituyan un tercio del combinado, dice que es fruto de un montón de años de trabajo y, a la vez, “apenas el comienzo”.

Solciré Pazos, una de las siete de Liverpool, concentrada en sus botines. (@AUFfemenino)

Recuerda a Ángela (Gómez), Juli (Juliana Viera), Sol (Solciré Pazos) desde hace más de siete años cuando iniciaron el proyecto formativo Plaza 12 que luego devino en Liverpool y al que se sumaron desde Durazno Karol (Bermúdez) y Mica (Micaela Domínguez), Nikol Laurnaga, de la liga maldonadense, y Daniela Olivera, que antes del fútbol hizo patín y es la mayor de la selección.

Central de garra y marca, Olivera ha llevado el brazalete de capitana en algunos juegos preparatorios, entre ellos el segundo amistoso contra Japón que concluyó con victoria uruguaya 2-1 el pasado mes de agosto.“La mayoría jugó en equipos con varones, lo que sin duda las fortaleció”, apunta Saavedra de las muchachas de Liverpool.

Las tres de Peñarol, Sasha Larrea, Valentina Morales –ambas ex Nacional, el rival de siempre– y Agustina Caraballo, del año 2001, son campeonas en la categoría Sub19 de la Asociación Uruguaya de Fútbol. Un impresionante gol de tiro libre de Larrea en el clásico lo rebotó ESPN, Fox, diarios y televisoras locales y todas las páginas que siguen al club carbonero.“Fue un golazo”, reafirma la delegada María Luisa Fernández.

La arquera Caraballo llegó en 2015 al equipo y se mantuvo todo un año entrenando pero sin jugar porque estaba fichada en otro club. “Lo hice por las ganas de vestir la camiseta aurinegra”, envía en un mensaje. Morales, en cambio, se sintió rara la primera vez que se puso la camiseta de franjas amarillas y negras. “En ese juego metí tres goles”, evoca. Menos mal.

Deyna Morales y el balón, inseparables. (@AUFfemenina)

Michael Sorano, alma y motor de San Jacinto-Rentistas, revive, como si fuera ayer, el día años atrás en que Deyna Moralesmi hija futbolística”, acota– falló un penal en un partido de fútbol mixto que enardeció al público. Cinco minutos después hizo un gol y “con el dedito en la boca” mandó a callar.

“Esa personalidad la ha tenido siempre”, destaca Sorano de Morales, que juega igual en una plaza o en un  partido de un sudamericano. La otra chica de San Jacinto es la golera Inailén Rodríguez. “Son gurisas formadas por nosotros”, vuelve Sorano, feliz como el breve pueblo de San Jacinto.

Palmirense, único club de la Organización de Fútbol del Interior, OFI, con representación en el seleccionado, aporta a la fina e intensa delantera Esperanza Pizarro y a Sofía Ramondegui, fuerte jugadora del centro de la zaga

La primera, que antes de hacer goles, los evitaba en el lateral o en el arco o ayudaba a despejar los caminos desde el medio, recuerda a Longo hablando la tarde noche del pasado viernes 26. “Insistió en que éramos una generación con gran potencial”, rescata de las palabras del DT, que colocaron el Mundial Sub17 y el próximo Sudamericano Sub20 en un grado de importancia similar.

La segunda, la potente Ramondegui, vivió con incertidumbre los días previos al corte. “Había estado lesionada y teníamos dudas”, expresa su madre Flavia Correa.

Las guardianas del arco charrúa: Sosa, Rodríguez y Caraballo. (@AUFfemenino)

El honor de Canelones es Pilar González, mediocampista de 16 años, –“buena hija y buena alumna”, dice Verónica, su madre–, que cuando quiso pasar del fútbol sala al fútbol once se topó con el rechazo de quienes aún ven de reojo el balompié femenino. Y del recién ascendido Progreso, Antonella Ferradans, “la mejor lateral zurda del país” para su entrenador Ignacio Chitnisky quién la descubrió en una prueba de aspirantes del Club Nacional. “Estaba muy nerviosa”, recuerda. La chica pasó aquel corte, como ahora este, en  base a un  carácter “fuerte y justo”, según su DT.

La más pequeña de todas nació hace 14 años en Nueva York bajo una escandalosa nevada. Su padre, Héctor Rodney Sosa, que la puso a parar balones a los nueve años, la bautizó como el Ángel del Arco.  Su familia emigró a Estados Unidos en 2002 por la crisis económica, vivieron en un refugio luego que un incendio consumiera todos sus bienes materiales y, tantos años después, siguen aún engrosando la lista de indocumentados de nunca acabar.

Que Jennifer haya entrado en la lista de Longo para el Mundial Sub17 es un triunfo “del corazón”.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: