Press "Enter" to skip to content

Finalísima de Ecuador ÑAÑAS VS UNIÓN ESPAÑOLA: igualada en las alturas

¿Puede más el oficio que los pulmones a 2800 metros sobre el nivel mar?, el empate del partido de ida promete otra jornada intensa en la definición del título femenino de este país meridional. (Imagen principal de @LaRedEcuador con Yosneidy Zambrano en primer plano)

 

Javier Conde/ @futbolella/ @jconde64

 

Ana Carrillo, fina mediocampista de ataque de Ñañas, que marcó el 2-2 en el último aliento del juego, trazó un retrato preciso de sus rivales: “son altas, rápidas y fuertes”. Una confesión que, sin embargo, no implica para nada rendición. “Vamos a ir con todo a Guayaquil”, anunció. La vuelta es el próximo domingo y  el campeón sacará billete para la Libertadores Femenina de noviembre en Manaos, Brasail.

El primer round se saldó con esa igualada, pero las chicas de Unión Española, varias de ellas base de la selección ecuatoriana, se marcharon con cierta ventaja: una igualada a cero o a uno les da el título. Ñañas está obligada a ganar de visitante. EcuadorTV transmitió en vivo el primero de la finalísima.

Ese tanto de Carrillo en el minuto 92 le dejó mal sabor  de boca a las guayaquileñas. “Amargo”, fue el calificativo que usó Ingrid Rodríguez, la capitana que adelantó a Unión Española a los 64 al concluir una penetración por la izquierda de Ericka Vázquez. Y para las Ñañas “no es tan malo”, soltó Carrrillo, porque nadie en la cancha sintética de la Casa de la Selección, cerca de un millar de personas, esperaba que se podía revertir la inminente derrota.

El director técnico de Unión Española, Enrique Guerrero, al mando del equipo desde hace unas semanas para superar un serio conato de indisciplina, afirmó que habían ido a Quito a buscar la victoria. Lamentó, aún  visiblemente molesto, que el primer gol de Ñañas –precedido de una mano de Tifany Villamar- haya subido al marcador.  Las Ñañas, a su vez, protestaron en el segundo tiempo, otra mano en el área rival que tampoco se pitó.

La ley de las compesaciones, que llaman. No está escrita pero funciona.

Ingrid Rodríguez, Ericka Vázquez, Erika Gracia y Támara Ángulo: “altas, fuertes, rápidas”. (De @pichinchauniver)

El partido se le puso cuesta arriba a Ñañas muy pronto: a los 6 minutos Josselyn Espinales remató una rápida penetración de su equipo por la derecha para batir por bajo a la golera Migdiel Gutiérrez. El gol desajustó el andamiaje local.

Fernanda Vásconez que controla el centro del campo de las Ñañas tardó un buen rato en hallar su lugar en la cancha y empezar a lanzar al ataque a Yosneidy Zambrano, la goleadora venezolana, arma letal durante todo el torneo. Pero con el paso de los minutos lograron arrimar a Unión Española hacia su arco y se sucedieron las jugadas de peligro.

Así llegó el gol de Chidima González –la 52, a juzgar por la númeración algunas jugadoras parecían de Softball- y luego un disparo fuerte de volea de Zambrano a la entrada del área que pudo ser pero no fue y ella se lamentó arrugando el rostro y mirando al cielo lluvioso de la tarde quiteña.

Ñañas salió en la segunda parte a buscar el gol lo antes posible. La venezolana remató  a los tres minutos sola frente a la arquera Andrea Morán que se topó con el disparo a la altura de su pecho. Luego lo intentó Villamar y después Zambrano otra vez.

Pero Ericka Vázquez –fuerte y rápida– se fue de varias rivales, llegó hasta la línea de fondo y centró corto y preciso para Ingrid Rodríguez que casi en el área chica no falló. A Ñañas se le vino el mundo encima porque el partido se le iba de las manos.

Los equipos en los saludos de rigor. (@pinchinchauniver)

El DT Francisco Ramírez se jugó una última carta: dar entrada a la tercera venezolana del plantel, la mediocampista Maryuri Sánchez, lo que lo obligó a un doble cambio porque tuvo que retirar a la golera, también venezolana,  para evitar que hubiera tres extranjeras en cancha. Y Sánchez logró equilibrar la partida en el medio pero no había fisuras en Unión Española.

Y en esas, cuando todo presagiaba la derrota, cuando ya el reloj andaba por el minuto 91, Yosneidy Zambrano tomó una pelota en el borde del área, superó varias rivales y entregó para Carrillo que intentó un pase entrelíneas definitivo: la pelota rebotó en una defensora rival y se vino hacia Carrillo que le pegó sin pensarlo.

Andrea Morán aún debe preguntarse cómo entró ese balón arañando el vertical derecho cuando ya pensaba en celebrar en los vestuarios. “Una desconcentración, dijo Rodríguez; “No nos pueden hacer un gol faltando 30 segundos, espetó Guerrero.

Y Ramírez, el DT de Ñañas, con la preocupación aún en el semblante, adujo “fallas de la inexperiencia” en sus voluntariosas chicas y prometió mejorar en la definición. En una semana, habrá campeón: el tri para Unión o el bautizo para Ñañas.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: