Press "Enter" to skip to content

Caracas FC vs El éxodo “TODOS LOS AÑOS SE NOS VAN JUGADORAS”

Enzo Tropiano lleva más de la mitad de su vida en “los rojos (o rojas) de El Ávila” como gerente y asesor de la presidencia y ahora DT del femenino. “Nuestro peor adversario es la gran inestabilidad”, lamenta. (Imagen principal de la reciente victoria del Caracas sobre Atlético Venezuela/ @FemeninoFVF)

 

Javier Conde/ @futbolella/ @jconde64

 

Siempre es volver a empezar. Recibir a las niñas de pequeñas e inculcarles el abecé del juego, verlas crecer en las categorías por edades y, luego, cuando están listas para dar el salto, o lo acaban de dar, verlas partir. “Entre junio y diciembre (que incluye el período del receso educativo) emigran tres o cuatro”, cuenta, preocupado, Tropiano.

Con un par de décadas entrenando en el femenino, cinco participaciones en Libertadores a cuestas, el DT del Caracas explica así que su equipo, tan laureado, tan campeón, haya dejado de ocupar posiciones prominentes en los campeonatos femeninos de Venezuela en las temporadas recientes.

Un once del Caracas: al mal tiempo, buenas sonrisas. (Cortesía Caracas FC)

En el actual torneo clausura de la Superliga profesional es cuarto entre ocho en el grupo centro-oriental, aunque solo a un punto del segundo que da acceso a las semifinales, pero a 11 del líder, el descolgado Deportivo La Guaira.

  • Todos los años se nos van jugadoras desde hace por los menos cinco temporadas, reitera.
La defensora Anabel Guzmán es ficha de Colo Colo en la liga femenina de Chile. (Cortesía Caracas FC)

Solo Caracas y Estudiantes de Guárico han representando a Venezuela en las nueve ediciones realizadas de la Libertadores femenina –a la 2018 asistirá Flor de Patria, según resolvió la Federación Venezolana de Fútbol, FVF. Y ambos clubes alcanzaron la final del torneo internacional, y la perdieron: las rojas en  2014 (fueron cuartas en 2011) y las llaneras en 2016 . Y ambos también han sido los más castigados por la salida de jugadoras.

Más de 80 futbolistas venezolanas juegan, o jugaron, en el exterior durante 2018. La mitad larga en la Liga Águila de Colombia –que es un torneo corto y algunas regresan al país o consiguen ficharse en otras ligas. Pero también las hay en Ecuador, Chile, Uruguay, Portugal, España e incluso Austria. Y un número apreciable, encabezado por Deyna Castellanos –“yo la tuve en un torneo cuando tenía 12 años”, apunta Tropiano– se abren puertas en el sistema académico estadounidense gracias al fútbol.

Una gran parte de esas chicas del éxodo pasaron por el Caracas o por Estudiantes. Como la muy destacada Oriana Altuve, que se formó en el primero y reforzó al segundo en una Libertadores. Pero también Andrea Tovar, Anabel Guzmán, Yusmery Ascanio, Gabriela García, Rutslebis Flores, Verónica Herrera, entre otras muy destacadas.

En el fondo de la conversación con Tropiano late la compleja situación social y económica de Venezuela, que impulsa a las jugadoras a salir, además de su contrastada calidad reflejada en los éxitos internacionales aún recientes de las selecciones Vinotinto en las categorías Sub17 y Sub20. “Los padres se van al extranjero y se llevan a las muchachas, que logran conseguir un trabajo mientras juegan y ganan 200 o 300 dólares”, abunda.

A falta de cuatro jornadas en el Clausura de 2018, cinco equipos pelean por el segundo puesto que da opción a las semifinales.

Ex jugador profesional, aunque de corto recorrido, Tropiano se vinculó al Caracas desde el surgimiento del club a mediados de los años ochenta. Lo conoce como la palma de su mano y aprovechó las reiteradas presencias del equipo en la Libertadores (de hombres) para formarse, además de tomar cursos en Suiza, Alemania e Italia. El área femenina ha sido la de sus éxitos.

  • Estamos formando una base otra vez, tenemos cerca de un centenar de jugadoras desde los 6 años hasta la de mayores. Pero la gran inestabilidad es el peor adversario porque igual no construimos nada.

Tropiano resiente que la calidad del campeonato –apenas en su segunda temporada profesional- haya bajado y que equipos de torneos de fútbol distrital y municipal hayan desaparecido. “Cada vez hay más niñas que quieren jugar pero cada vez hay menos lugares donde hacerlo”, afirma. “El Caracas sigue dando la pelea con los talentos que están surgiendo”, dice con la ilusión intacta.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: