Press "Enter" to skip to content

ARACHANAS GANA EN EL CAMPO y Nacional de Florida en las gradas

En una las semifinales de la décimo sexta Copa Nacional de fútbol femenino del interior de Uruguay el equipo de Melo –del departamento de Cerro Largo, fronterizo con Brasil– se impone de visitante en el estadio Campeones Olímpicos. Tres goles y euforia desatada. ( Imagen principal: Ataca Arachanas con Martha Figueredo/ Cortesía Fanny Ruétalo)

 

Javier Conde/ @futbolella/ @jconde64

 

Nunca un centenar de personas había gritado tanto. Desde el minuto cero al 90, con sus alargues. Gritos desgarrados de mujeres animando mujeres. Pero las chicas de Nacional de Florida perdieron en casa 1-2. No por falta de apoyo. Fernando Urse, su DT, atribuyó la derrota a las lesiones. Le faltaron la goleadora Carol Rodríguez y la central Jacqueline Larosa, y la veloz Romina Alanis –flaca, el pelo largo suelto, que defendía y atacaba– cojeó durante buena parte del partido.

Romina Alanis se va a toda velocidad. (Cortesía Fanny Ruétalo)

Su rival Arachanas, cuatro veces campeón de la Copa Nacional femenina,  se llevó una esforzada victoria para animar el largo regreso a Cerro Largo: casi cinco horas en bus. “Puse experiencia en la retaguardia”, dijo Rolan Arbón, el DT, haciendo alusión a Katerine Carballo, Rosario García y Laura Ferreira que se cansaron de sacar balones de las immediaciones del área.

La Copa Nacional femenina que la Organización de Fútbol del Interior (OFI) monta por vez número 16 reunió a 24 equipos repartidos en ocho grupos. Los campeones y subcampeones avanzaron a la ronda de octavos de final desde la cual se realizan partidos eliminatorios de ida y vuelta. En las semifinales, además del Nacional-Arachanas, se juegan el pase a la final Centenario de Fray Bentos, del departamento de Río Negro, contra Palmirense de Nueva Palmira, en el departamento de Colonia. La ventaja, en esta llave, es del local: Centenario se impuso 2-0.

Wendy Carballo, abrió el marcador y luchó todo el partido. (Cortesía Fanny Ruétalo)

OFI es una asociación civil fundada en 1946 presente en 18 departamentos de Uruguay –con la excepción de Montevideo– que afilia 600 clubes y cerca de 100 mil jugadores (30% entre 13 y 18 años). Las futbolistas, que cada vez son más, pasan de las cinco mil: y en partidos, como el de este domingo de septiembre, derrochan intensidad y alegría.

Laura Aquino, que mueve los hilos organizativos en Arachanas (Malena Seijas lo hace en Nacional), explicaba antes del pitido inical que a su equipo le ha costado el recambio porque la falta de apoyo económico (de empresas y entidades públicas) les ha impedido sostener las categorías menores. Solo el viaje en bus para este juego de semifinales les cuesta 30 mil pesos (unos 1000 dólares). “Y las canchas siempre son primero para los varones”, dice, advierte, denuncia.

Todo se olvida cuando el balón rueda. Y las “azules” de Melo salieron en busca de la victoria muy rápido: a los tres minutos Wendy Carballo, de la preselección Sub17 que se prepara para el Mundial de la categoría, tomó un rechace en el área y batió a la golera Noelia González. A los 17 minutos, Martha Figueredo –esbelta, rápida e inteligente– se escurrió entre las centrales de Nacional y con medio campo por delante se plantó ante la aquera rival y definió con calidad. El 0-2, contrario a lo que podría suponer, desató la gritería interminable y aguda de la barra local.

Figueredo, de 18 años, de Río Branco, seguidora del Gremio de Porto Alegre, dejó regados sobre el campo un montón de detalles técnicos. Formada en el babyfútbol con chicos y luego en el futsala, es una 9 a seguir. Carballo, que derrochó fuerza y lucha, en los tres cuartos de cancha, siempre la buscó para el desequilibrio. Arachanas fue más que su rival en el primer tiempo.

Para la segunda parte, Urse mandó a sus chicas a la batalla, en busca de la igualada y la victoria encerró a su rival. A los dos minutos, Alanis la pegó del horizontal en un tiro libre. Nacional parecía otro equipo, con la mediocampista Katia Rodríguez, la más alta por mucho en el campo, lanzando una y otra vez pelotas sobre el área rival, y con apenas dos chicas en tareas defensivas. Pero el gol se resistía en llegar. Cathe Solla, otra muchacha en edad Sub17, recibió de Valeria Devita, recién entrada en el terreno, se desprendió de una defensa y la metió baja y esquinada.

Quedaban cinco o seis minutos y el concierto de voces en las gradas estalló de júbilo. “Aprieten la pelotica”, se oía cada más alto. Nacional lo rozó pero Arachanas contuvo la reacción. Arbón intuye para la vuelta un partido complicado. Y Urse confía en la remontada: “Si jugamos como en la segunda parte tendremos oportunidad”. El miércoles, de Melo, la capital de Cerro Largo, saldrá un finalista.

Y una pregunta queda en el aire: ¿podrá verse alguna vez a equipos del campeonato femenino de AUF enfrentar a equipos del interior?

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: