Press "Enter" to skip to content

Semifinales femeninas EL GOL en Ecuador SE LLAMA YOSNEIDY

Esta atacante venezolana de 21 años es la figura del campeonato del país meridional. “Puedo dar más”, anuncia. (Imagen principal de Miguel Guachamín C./ Cortesía de Club Ñañas)

 

Javier Conde/ @futbolella/ @jconde64

 

Las chicas del Ñañas de Ecuador están a un pasito de la final de fútbol femenino tras su victoria en la ida de la semifinal 4-1 sobre LDU amateur. Y los cuatro tantos fueron de Yosneidy Zambrano, que ya había hecho otros cuatro contra Cumanda en la fase previa. “Es una jugadora impresionante, extremadamente veloz, ha causado una sensación en el país”, dice Fernanda Vásconez, ex jugadora de la selección tricolor y gerente general de este singular club.

De Maracay, estado Aragua, Yosneidy -Lala, es su nombre de ir a la batalla- integró la selección Vinotinto Sub 17 que fue campeona sudamericana en 2013 y participó en el mundial de la categoría celebrado en Costa Rica en 2014. Al año siguiente fue subcampeona subcontinental con la Sub20 y formó parte del combinado que asistió al mundial de Pápua Nueva Guinea en 2016. El pasado 16 de mayo cumplió apenas 21 años. Pergaminos le sobran.

 

Yosneidy Zambrano, con el arco en la mente desde el saque de esquina. (Miguel Guachamín C./Cortesía Club Ñañas)

“Comencé de chiquitica, con mis hermanos y mi papá”, cuenta. Jesús Zambrano, el padre, para quien el fútbol es un hobby, se esmeró en enseñar el gusto y los rudimentos básicos a la pequeña Yosneidy. “En Maracay se juega en cualquier lado, en parques y calles”, suelta como explicación de la prolífica cantera de esta ciudad ubicada a un centenar de kilómetros de Caracas.

La experiencia en Ecuador, adonde llegó a finales de octubre del año pasado, es la segunda suya en el exterior. Un agente la colocó  a principios de 2017 en el  equipo de la segunda división francesa Aurillac Arpajon, de la pequeña ciudad de Aurillac, en la región de Auvernia-Ródano-Alpes, y ella respondió con un gol en su debut. Pero fue una muy breve incursión.

En la tarde de este domingo se deciden los finalistas del Clausura femenino de Ecuador.

Todo se complicó porque se me venció el pasaporte y tuve que regresar a Venezuela”, recuerda de una situación que afecta al largo éxodo del país caribeño. Se incorporó al Deportivo Lara en la liga venezolana y luego surgió el contacto con Ñañas por intermedio de Williams Pino, integrante del cuerpo técnico de la Vinotinto y asistente del panameño Kenneth Zseremeta en también una corta etapa con Ñañas. “Estoy muy contenta aquí, me tratan como si fuera mi casa”, expresa.

En Ñañas juegan otras dos venezolanas: la barquisimetana Migdiel Gutiérrez y la tachirense Maryury Sánchez, con las que Yosneidy comparte alojamiento. El club le garantiza a esta eficiente delantera un salario y otros beneficios que le permiten ser una profesional del balón y ayudar a su familia en Venezuela (madre, padre y cuatro hermanos menores). “Todos los meses colaboro”, afirma. Tres venezolanas juegan en Cumanda, de Puyo, en la Amazonía ecuatoriana, y una más en la Universidad San Francisco de Quito, equipo que decidirá la otra semifinal con Espe.

A pesar de la ventaja del partido de ida, Zambrano no se confía. “Vamos a salir concentradas, el objetivo es llegar a la final y conseguir el cupo para la Libertadores femenina”. El equipo que se imponga en el clausura deberá enfrentar a Unión Española de Guayaquil, campeón del apertura, para definir el representante ecuatoriano al torneo que organiza Conmebol para noviembre próximo en Brail. Y Yosneidy, Lala, es el as de Ñañas. “Puedo dar más, quiero seguir creciendo”, remata. Los goles la avalan.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: