Press "Enter" to skip to content

YAMILA BADELL SUEÑA CON SUBIR A PRIMERA “Me quiero sacar la espina de estar a punto de…”

La jugadora de referencia del fútbol femenino uruguayo negocia la renovación de su contrato con el CD Tacon de la segunda división española. “Fue un año bastante lindo”, dice. (Imagen principal de Liga Iberdrola)

Javier Conde/ @futbolella /@jconde64

 

Entre la escasa concurrencia a la final femenina de Uruguay –otra vez hubo medidas de restricción– se encontraba una chica que desde pequeña vistió los colores rojiverdes de Colón, campeón en el período 2013-2016, y de ahí saltó al fútbol español, primero al Málaga y luego al CD Tacón con el que rozó el ascenso este año. “Yo jugué con todas esas chicas, conozco el trabajo y el sacrificio que hay detrás”, expresa sobre su ex equipo, que se llevó el título del Apertura con una victoria 1-0 sobre Nacional.

Con 22 años, Badell transmite madurez, aplomo y apego genuino a sus querencias, y Colón es una de ellas lo que no le impide reconocer que Nacional tuvo sus oportunidades. “El arco le dijo que no;  quien la mete adentro es lo que vale”, comenta. Una suerte de paralelismo con lo que ella vivió en la definición del campeonato de la segunda división española, entre el CD Tacón y el Logroño. Tras empatar de visitantes, cayeron derrotadas de locales en Madrid y dijeron adiós al objetivo de subir a primera. “La pelota no nos ayudó mucho, tuvimos oportunidades pero no marcamos”, recuerda del partido celebrado el pasado 3 de junio.

Badell con Colón en un partido de la liga femenina uruguaya. (Cortesía YB)

Badell comenzó a destacarse desde muy jovencita. En 2012 fue la goleadora del Sudamericano Sub17 celebrado en Bolivia y en el que Uruguay, que solo perdió con Brasil, obtuvo el cupo para su primer mundial de la categoría, que se realizó en Azerbaiyán entre septiembre y octubre de ese año. También allí siguió su idilio con las redes. En el Tacón, al que llegó en enero de este 2018 y se perdió además un mes por la Copa América femenina, cree que hizo ocho goles. “No lo recuerdo con exactitud”, admite.

La experiencia española fue para ella puro aprendizaje. “He crecido mucho como futbolista y como persona”, suelta. Badell jugó por las bandas, de media punta y hasta de medio centro, lo que nunca antes había hecho. “Si solo te desenvuelves en una posición no le das al equipo la posibilidad de ponerte y ayudar en otro lugar”, apunta. Con la entrenadora Marta Tejedor trabajó con más ahínco en las tareas defensivas y en la táctica. “Yo creía que la marca era mi debilidad pero ella me enseñó que no es así”, revela.

El ascenso significaba para Tacón llegar al fútbol profesional, aunque no todas las jugadoras de primera división –la denominada Liga Iberdrola, por asuntos de patrocinio– disfrutan de un contrato. Badell, que seguirá en segunda un año más, sí tiene un pliego de condiciones firmadas con su club que le permiten vivir de lo que más le gusta hacer. Comparte vivienda en Vallecas, municipio del sureste madrileño, con otras tres chicas, una de ellas la chilena Camila Sáez. “El club me ha acogido muy bien y el equipo es un gran grupo humano”, reconoce.

Badell conversa con el club para seguir. “La verdad es que quiero sacarme la espina de estar a punto de…”, dice y confiesa que llegar a primera es un sueño. Ha visto partidos del campeón Atlético de Madrid y del Barsa y siente que puede jugar a ese nivel. “Los equipos de la mitad de tabla hacia arriba tienen otro ritmo, pero el nuestro es un club bien trabajado que puede competir”, comenta. Badell piensa, en todo caso, que la diferencia fundamental empieza en la cabeza de la jugadora. Y ella, aunque no lo dice, siempre la ha tenido bien asentada.

Vivir en Madrid le ha dado a Yamila Badell también otros disfrutes. Ha conocido, recuerda, un montón de lugares históricos; se ha hecho alguna  foto en la Plaza de Alcalá, ha ido a Cibeles y ha comido tortilla y paella, que le encantan. El tiempo, sin embargo, es escaso porque entrena todos los días, salvo los martes, y juega los fines de semana, y hay que hacer las compras para la casa, limpiarla, descansar y terminar su bachillearto a distancia. “Veo series, películas, oigo música y de leer poco”, cuenta. Y ese poco es para el Cholo (Diego Pablo) Simeone, autor de Creer,  Simeone partido a partido y El Efecto Simeone. “Me gusta como lee el fútbol”, remata Badell.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: