Press "Enter" to skip to content

AMADA PERALTA: la empleada del correo paraguayo QUE REPARTE GOLES

A esta delantero centro de Cerro Porteño, admiradora del colombiano Radamel Falcao, le encanta marcar de cabeza. “Siempre gano en el juego aéreo”, afirma.

 

Javier Conde/ @futbolella/ @jconde64

 

El campeón del fútbol femenino de Paraguay, el indetenible Cerro Porteño, concluyó la primera vuelta de la temporada 2018 desprendido en la punta, con nueve victorias en otros tantos partidos, ocho puntos de ventaja sobre sus tres inmediatos seguidores y 38 goles a favor: 15 de ellos en la cuenta de Amada Peralta. “Tenemos individualidades muy buenas y siempre estoy yo anotando”, expresa como si nada.

La goleadora Peralta en un ataque con la selección paraguaya. (Cortesía Amada Peralta)

Nacida hace 24 años en Asunción, la capital, entró en el club azulgrana a los 16 en “la inicativa” y desde hace cinco temporadas juega en la primera femenina. Su sueño recurrente es hacer goles. Durante el año 2017 metió 28, más que ninguna, y se ganó el llamado a la selección absoluta de Paraguay que participó en abril pasado en la Copa América Femenina. Vio el primer juego de su equipo, el empate 1-1 contra Chile,  en la banca pero luego fue titular inamovible y celebró tres goles. Paraguay no pasó a la segunda ronda pero obtuvo un cupo para la Panamericanos de Lima 2019.

De chica, Peralta jugaba en la cancha Silvio Pettirossi –el gran aviador paraguayo que da nombre al aeropuerto de Asunción y a un club de fútbol, al menos– y empezó a competir en torneos barriales enfrentando a varones, como suele ocurrir en toda Sudamérica para las niñas. De ahí a Cerro y luego a los combinados paraguayos por edad, Sub17 y Sub20. “Mi ilusión es jugar al fútbol y por suerte cuando fui grande me vieron y me llevaron a un club importante”, cuenta.

Peralta estudió hasta bachillerato y es operadora en la oficina de la Dirección Nacional del Correo Paraguayo (Dinacopa), donde cumple un horario de siete de la mañana a una de la tarde. “Estoy pensando seguir una carrera que vaya con mi deporte”, añade y quizás se decante por la fisioterapia. Mientras, el fútbol ocupa la mayor parte de su tiempo: entrena tres tardes a la semana, acude al gimnasio y juega los fines de semana. Y como goleadora se mira en el espejo de la incombustible Irma Cuevas, que con más de 40 años, sigue en la nómina de Guaraní.

Peralta vive del gol: 28 en 2017 y 15 en la primera vuelta de este año. (Cortesía AP)

Ahora que el torneo paraguayo está en receso, por la participación de la selección Sub20 en el Mundial de Francia el próximo mes, Cerro se sigue preparando para la Libertadores femenina de Manaos, Brasil, y para la segunda vuelta del campeonato local. “Terminamos de la mejor manera pero tuvimos que luchar partido a partido”,  y hace memoria: “A Limpeño le ganamos 1-0; a Capiatá 3-0 y a Olimpia 4-1”.

Peralta se define como una jugadora de choque y aún cuando solo mide 161 centímetros no teme encarar defensas de más envergadura. “No soy de driblar, sí de pivotear y de llegar al remate”, explica. Su mayor virtud es el cabezazo que le “nace” en las prácticas y en los partidos. “Siempre ganó en el juego aéreo” apunta y sus compañeras la buscan por arriba. “Son jugadas preparadas”, revela como si se tratara de un secreto. En Cerro la acompañan algunas de las figuras de la Sub20 como Limpia Fretes y Lice Chamorro, recién contratada por el Sporting Huelva de España,  y su amiga de la selección absoluta la portera Gloria Saleb. “Son muy buenas”, suelta.

Y mientras sueña con goles, Peralta acaricia la idea de jugar en el exterior. “Estoy atenta a lo que salga”, dice. Su próxima vitrina será la Libertadores de noviembre, competencia en la que participó en 2017 con Cerro, que quedó en cuarto lugar. “Fue muy duro, hay equipos fuertes, pero una experiencia muy bonita”, cierra.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: