Press "Enter" to skip to content

Uruguay: la generación que viene LIVERPOOL FEMENINO RECOGE LOS FRUTOS de sembrar semillitas

Es el único club en el balompié de mujeres que compite en todas las categorías: desde sub12 a mayores. “No quemamos etapas”, dice su coordinadora deportiva Graciela Rebollo. (Imagen principal: Liverpool Sub16, líderes en AUF)

 

El equipo del barrio Belvedere, bello ver, de Montevideo, fundado hace un centenar de años, vive una segunda etapa en la rama de fútbol femenino marcada por la apuesta en la formación, que comenzó con una escuelita para niñas y ahora compite con fuerza en las categorías sub16 y sub19 en las que comparte liderazgo con Colón y Peñarol, en una y en otra. “Había que hincar el diente en la base”, afirma Rebollo, quien dirigió la selección uruguaya en el Mundial sub17 de Azerbaiyán en 2012.

Las chicas de la Sub19 comparten la punta con Peñarol. (Cortesía Liverpool)

Rebollo llegó a a esa convicción tras la participación mundialista, cupo que había obtenido en el Sudamericano del mismo año en Bolivia, en el que Uruguay perdió la final 1-0 contra Brasil. “Estar en la élite exige empezar desde abajo”, reflexiona de aquella experiencia.

Profesora de educación física, técnica de fútbol con una maestría en gestión económica y derecho en el deporte por la Universidad de Limoges en Francia y postgrado en la Universidad de la República en Montevideo, divide su tiempo entre la coordinación deportiva de Liverpool y el departamento de niñas de la Organización Nacional de Fútbol Infantil, ONFI.

El equipo de Mayores de AUF: pura juventud. (Cortesía Liverpool)

En Liverpool encontramos un lugar para plantar semillitas, no son muchos los equipos en Uruguay que predican esto”, habla en plural Rebollo, que integra con Javier Saavedra la comisión femenina del club y se apoya en cuerpos técnicos por categoría para preparar y seguir la evolución de las 125 jugadoras con que cuentan, de seis años en adelante. Liber Correa e Ignacio Ripa trabajan con la sub19 y la de mayores;  Cecilia Santo y Joaquín Izquierdo con la sub16. Todos ellos, incluida Rebollo, disfrutan de contratos profesionales que incluyen salarios y aportes sociales  y que registraron en su momento ante la Asociación Uruguaya de Fútbol, AUF.

“Somos el primer club que hicimos eso en el fútbol femenino”, apunta Saavedra, músico de la Filarmónica de Montevideo y de la Orquesta Sinfónica del Sodre, quien maneja el área administrativa, el vínculo con las instancias superiores de Liverpool, del que es hincha declarado, y la delegación en AUF. El club además compite en fútbol 11 de chicas en las categorías sub12 y sub14  en la Liga Aufi. Es la única institución uruguaya participando en las cinco categorías femeninas existentes.

La categoría Sub12 de la Liga Aufi. (Cortesía Liverpool)

Bicampeón juvenil, Liverpool regresó el año pasado a la categoría adulta en la Divisional B, de la que salió campeón y ascendió a la A. “Nuestro objetivo es mantenernos y quedar lo más alto posible, no menos del quinto lugar”, confía Rebollo. A dos jornadas del fin del Apertura, el club está en la cuarta posición, detrás de los tres líderes Colón, Peñarol y Nacional. “Nos hemos ganado el respeto de nuestros rivales”, añade, y destaca que a las chiquilinas les insisten en dar espectáculo porque eso atrae a la familia “y a futuros inversionistas”.

Rebollo y Saavedra comparten la convicción de que las chicas jueguen en las categorías que corresponden a sus edades. “Hay que atender a su madurez deportiva y psicológica. Son buenas corriendo, chutando, pero hay que ver más arriba de los hombros, en la cabeza”, señala ella. Y él agrega que lo ideal es saltar de un nivel a otro. “Sin quemar etapas, sin prisas”, dicen, cada por su lado. Suele ser usual en el fútbol femenino en Sudamérica que muchachas de 14 años o un poco más disputen campeonatos con jugadoras de más de 20 ó 30 años, de largo recorrido.

La Sub14, más promesas en formación. (Cortesía Liverpool)

Liverpool ve el futuro con optimismo. En un par de años piensan que competirán de tú a tú por el campeonato de mayores y en la actualidad su fortaleza juvenil se refleja, además de la posición en los torneos locales, en su aporte a la selección que en noviembre disputará el VI Mundial sub17, que se celebará en Uruguay. Rebollo destaca el “espaldarazo” de la directiva que preside José Luis Palma.

Saavedra da los nombres de las chicas negriazules, el color del club, que integran el combinado charrúa que está cerrando su ciclo de preparación en China: Ángela Gómez, Daniela Olivera, Juliana Viera, Karol Bermúdez, Micaela Domínguez, Nicole Laurnaga y Solcire Pazos. “Son la columna vertebral del equipo, pasaron por mis manos, las de Cecilia (Santo) y las de Liber (Correa)”, remata Rebollo. También tienen dos jugadoras, Lucía Pérez y Sofia Gamio, haciendo una pasantía en un club femenino Queen Eleven de Las Vegas. “Juegan, mejoran su inglés y colaboran con las escuelitas del Q11”, dice Saavedra.

Rebollo como atenta seguidora del fútbol femenino cree que hay un buen trabajo deportivo en los clubes que compiten en los torneos de AUF pero quiere compartir con sus colegas técnicos la idea de que nunca dejen de enseñar. “Corriendo detrás del éxito a veces olvidamos esos detalles”, afirma.

 

LA VITRINA

Las 7 chicas de Liverpool que se preparan con la selección uruguaya Sub17 para el mundial de noviembre, rodeando a Graciela Rebollo. (Cortesía Liverpool)

Noviembre con su Mundial Sub17 en Uruguay (Montevideo, Maldonado y Colonia son las tres sedes) es la fecha que el ámbito del fútbol femenino uruguayo espera con ansia. “Va a ser una buena vidriera hacia el mundo, el fútbol femenino está en crecimineto, la orgnización infantil que tenemos es única,  hay que saberla mostrar para motivar proyectos que crezcan desde la infancia, creo que el mundial va a ser ese sacudón que necesitamos”, sostiene Rebollo.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: