Press "Enter" to skip to content

Final del Apertura uruguayo COLÓN Y NACIONAL DIRIMEN SUPREMACÍA en fútbol femenino

Hablan las capitanas Romina Chaves (C) y Valeria Colman (N), que comandan las oncenas más exitosas en el balompié de mujeres charrúa. La final es el domingo a las 10 de la mañana en el Estadio Paladino. (Imagen principal de @AUFFemenino)

Javier Conde / @futbolella/ @jconde64

 

Es un partido más, nos preparamos de igual forma, tenemos que ganar y dejar todo como siempre lo hacemos.

Romina Chaves, capitana de Colón: “Estamos fuertes”. (Cortesía RCH)

Romina Chaves tiene 23 años, 18 pateando balones, nueve o diez temporadas, se le escapa el dato, en primera, todas con Colón. Fuerte, abnegada, es la lateral izquierda. Muy zurda, reitera.

Hay que tener la pelota en el piso, hacer triangulaciones rápidas y alimentar a nuestras delanteras que son muy buenas.

Valeria Colman, 27 años, 9 en Nacional, un par de participaciones en Copa América en sus botas, es también lateral izquierda y piensa como técnica. Me gusta ordenar a mis compañeras, admite

Colón y Nacional con cuatro títulos por lado encarnan la gran rivalidad del fútbol femenino uruguayo en el último lustro. Terminaron el Apertura en triple empate con Peñarol que quedó fuera de esta final por diferencia de goles. En la última fecha, las chicas del Decano, dirigidas por el aplomado Sergio Bustamante, le endosaron 14 tantos a Canelones para desplazar a las carboneras, vigentes campeonas. Dependíamos de nosotras, apunta Colman.

Para ellas es la hora de la revancha. En la segunda fecha del apertura sufrieron su única derrota frente a su rival de este domingo: 2-1, goles de Lorena González y Jenifer Clara por las auriverdes y de Adriana Castillo, ex Colo Colo, para Nacional. Y en el período 2013-2016 fueron subcampeonas, siempre tras Colón. Estamos fuertes, anuncia Chaves, que se imaginó esta final. En el clásico siempre creí que ellas darían la sorpresa, revela

Esa victoria de Nacional (1-0, gol de Juli Castro) en la séptima jornada cambió el rumbo del campeonato, hasta entonces dominado de forma implacable por Peñarol.

Valeria Colman, capitana de Nacional, siempre con la pelotita. (Cortesía VC)

Ellas vienen ganando todos los partidos, este será distinto al primero, más fuerte, dice Chaves, que comenzó jugando fútbol mixto cuando era una niñita.  Le gustaba ser atacante, luego pasó mucho tiempo en el medio campo y ahora en la zaga, ha ido a cuatro Libertadores femenina. Estudia cocina en el IGA, instituto de gastronomía, y trabaja en un reparto de productos (cigarros, confiesa, aunque no consume ni eso, ni alcohol). Lo hago a pie, y entrena de martes a viernes hasta entrada la noche. Y le echa más piernas.

Colman es profesora de educación física en el Liceo Impulso a donde acude tres veces a la semana. Nacida en el límite entre Montevideo y Canelones, en Villa García, se hizo futbolista en la calle. Siempre había muchos chicos y nunca faltaba la pelotita, recuerda. Jugó de chica en el club Tricolor y luego un año en Sportivo Artigas. Estamos muy contentas de estar en la final, y admite que Nacional fue de menos a más. Al principio nos costaba entrenar juntas por los compromisos con la selección, explica.

Una quiere cocinar y la otra se ve como técnica en un futuro, pero ahora su mente está en la cita del domingo (10:00 am, Estadio Paladino). Ambas han sido parte del desarrollo del fútbol femenino uruguayo, con sus dos divisiones en la categoría adulta y sus torneos nacionales Sub19 y Sub16, y sienten que el profesionalismo aún está lejos. El mundial Sub17 puede ser un impulso, suelta Chaves; falta mucho aunque se ha avanzado, la secunda Colman.

Será también un choque de estilos: el fútbol directo, intenso y aguerrido de las muchachas que prepara Alfredo Larrica, contra el equilibrio, la organización y el toque de Nacional. La final del Apertura promete espectáculo y emoción.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: