Press "Enter" to skip to content

“EL MACHISMO NO ME PERMITIRÍA dirigir un equipo profesional de fútbol”

Vivian Ayres, ex DT de la selección de fútbol femenino de Perú, considera que tiene todas las capacidades y cualidades para entrenar un equipo de fútbol de hombres en la alta competencia. (Imagen principal: Ayres en sus tiempos de jugadora con Sporting Cristal -cortesía VA)

“Aún tengo para jugar”, dice Vivian Ayres desde Lima y echa una risotada. Próxima a cumplir 46 años, esta mujer que fue goleadora en Universitario de Deportes y en Sporting Cristal –nombres grandes en el fútbol peruano– alista maletas para viajar a Estados Unidos a considerar una oferta laboral y proseguir su carrera de entrenadora “en el primer mundo”. Estuvo dos años al frente del seleccionado femenino de su país y 15 días antes de la Copa América Femenina lo dejó. “Por un tema personal decidí dar un paso al costado”, explica con discreción. No habrá una palabra más sobre el tema.

Su atención ahora está enfocada en estudiar y prepararse. En su agenda está marcado también Madrid, quizás con letras mayúsculas. Es una especie de Plan B, casi Plan A: “Acabo de recibir hace unos días, cuenta, la posibilidad de hacer una maestría en dirección de fútbol en la Universidad Europea de Madrid-Real Madrid”. Estaría viajando en septiembre próximo y lo único que se interpone es el resultado de su cita en Estados Unidos. “Solo me haría posponer el tema de la maestría que me ofrezcan un trabajo a nivel profesional en una Universidad, de lo contrario no cambiaría nada”.

Frente a la sede de la FPF, Ayres cuando era la flamante DT de la selección femenina. (Cortesía FPF)

Ayres –el apellido pertenece al abuelo irlandés de su papá– se inició oficialmente en el fútbol con 26 años y jugó hasta los 35: “poco tiempo”, valora. Fue el período inicial, y destacado, del fútbol de mujeres en su país, cuyo seleccionado se dejó sentir en Sudamérica, un peldaño por debajo de Brasil y Argentina. Sobre eso sí volverá a lo largo de la charla que sigue.

  • ¿Siempre ha entrenado en equipos de fútbol femenino?
  • Desde el momento en que me retiro empiezo a laborar con hombres, no con mujeres. Solo entrené mujeres a nivel de futsal en la Universidad San Martín de Porres y fui pentacampeona. Luego nace la idea de presentar un equipo de futsal masculino que me lleva a ser campeona nacional en la división de honor, que era la categoría profesional de futsal. Entonces mi experiencia va siendo más rica en futsal. En el fútbol era jefe de la unidad técnica del colegio Carmelitas y tenía a mi cargo todas las categorías pero básicamente dirigía la de mayores y la mediana.  Cuando el futsal empieza a ser conocido, es televisado, mi nombre comienza a sonar muchísimo más y es ahí cuando me ofrecen la selección femenina.
  • ¿Siempre como entrenadora jefe o ha sido asistente en alguna oportunidad?
  • Nunca fui asistente de nadie, salvo del profesor Bruno García, que es entrenador actual de la selección japonesa de futsal. Fui su  asistente en los Juegos Bolivarianos y tuve un riquísima experiencia con él, pero después siempre he sido head coach, como dirían los gringos.  Mi aprendizaje ha sido de mí misma;  mis errores, mis aciertos, han sido míos. Es una desventaja la verdad no haber sido asistente de alguien en algún momento.

    Vivian Ayres al frente del equipo de futsal de la Universidad San Martín de Porres, de Lima, que hizo campeón nacional. (Cortesía VA)
  • ¿Perú carece formalmente de una liga de fútbol femenino, verdad?
  • Es un sistema un poco desordenado. Hasta hace un par años existía una liga metropolitana en Lima con 12 equipos, con mucha diferencia entre los 6 primeros y los 6 últimos, y luego en el torneo nacional con los representantes de otros departamentos el campeón siempre salía de la capital porque el nivel es mucho más alto que en las provincias. Desde el año pasado se cambió el formato y se juega la Copa Perú que imita un torneo de hombres que comienza a nivel distrital, luego regional y por último el nacional. Es bueno para masificar pero no hay el universo de futbolistas que existe en el masculino. Creo que debemos apostar por torneos de edad más pequeñas como Sub12, porque las chicas se inician con 14 o más años y ya es muy tarde realmente.
  • ¿Siente que el nivel del fútbol femenino peruano ha bajado?
  • Las comparaciones son feas pero es la única forma de poder entender el porqué bajamos de nivel. Entre 1998 y 2002 hemos sido campeonas de Bolivarianos, campeonas del primer torneo de Libertadores que se hizo en Perú, hemos sido terceras en Sudamérica, éramos potencia con Argentina y Brasil y tooodos los demás países estaban por debajo de nosotros, hoy se volteó todo, estamos peleando los últimos lugares…
  • ¿Qué fue lo que ocurrió?
  • Para mí es muy sencuillo, la generación de ese momento fue muy buena, no es que haya un trabajo desde abajo, de base, fue una generación y ya está. Solemos dormirnos en nuestros laureles y no empezamos a trabajar en la difusión del fútbol femenino que era su momento. Yo podía ir a echarle gasolina a mi moto, en ese monento tenía moto, y el del grifo (la gasolinera) sabía quien era yo, me reconocía, hoy el fútbol no es difundido, no tiene pantalla.

Ayres cree que también conspira contra el desarrollo del fútbol femenino que la sociedad es más peligrosa, que los padres tienen miedo de dejar a las chicas jugar en la calle y, también apunta, que los chicos anadan con sus celulares y se hace menos deporte, hay más obesidad. “La generación a la que yo pertenecí  correteaba en la calle hasta las diez de la noche, hasta que nos pegaran un grito…todas esas cosas han pasado en Perú y aunque se está empezando a buscar un cambio va a tomar un tiempo para volver a ser lo que se fue”.

  • ¿Y cuál es su apuesta personal: volver al futsal, seguir en el fútbol femenino?
  • La verdad es que el logro máximo de un entrenador es llegar a la selección nacional y yo lo he logrado. Yo me pudiera preguntar: ¿a qué aspiro ahora? Tal vez lo único que uno pueda aspirar es a dirigir un equipo profesional, en este caso seguramente el machismo no me permitiría dirigir un equipo profesional, yo considero que tengo todas las capacidades y cualidades para poder hacerlo pero en este momento he preferido seguir estudiando, me va dar muchísimo más conocimiento, y adquirir más experiencia. Y de ahí en adelante apuntar al deporte de alto nivel, el futsal no está en mis planes, aunque no lo descarto, pero lo que me mueve es el fútbol. Y si el día de mañana me ofrecen entrenar un equipo de hombres, lo voy a aceptar.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: