Press "Enter" to skip to content

Wendy Villón, DT de la selección femenina de Ecuador, “ESTOY EN DEUDA CON MI PAÍS”

Fue la única mujer entre los 10 seleccionadores nacionales que participaron en la Copa América Femenina. Tetracampeona de clubes en su país, perdió los 4 juegos que disputó en el torneo sudamericano. (Imagen principal: twitter FEF)

Javier Conde/@jconde64/@futbolella

 

El miércoles 9 de mayo  Wendy Marina Villón Mercado cumplirá 40 años. Acaba de pasar, quizás, por su más dura experiencia deportiva. “No se imagina todo lo que nos han dicho”, suelta desde Guayaquil, como registro, sin rencor ni desánimo.  El nos es porque incluye a Vanessa Arauz, que condujo los combinados de fútbol femenino Sub17 y Sub20 de Ecuador.

  • Nos han dado durísimo, que no tenemos las capacidades..claro, por ser mujer. Hay hombres que no han ganado nada y creen que tiene derecho de venir a descalificarnos.

La piel de Wendy Villón es dura. Su sueño ha sido estar donde está, al frente de la selección nacional tras titularse en la liga femenina ecuatoriana con Rocafuerte (ya desaparecido) y Unión Española, dos veces  con cada club, y obtener otros títulos nacionales con selecciones de la provincia de Guayas. “Hay que soportar y superar esto”, dice.

Destacada jugadora de fútbol y de fútbol sala,  15 años capitana en selecciones ecuatorianas, Villón era una jugadora habilidosa. “Entre las mejores 10 de Sudamérica”, desliza. Pero antes del fútbol estuvo el atletismo: velocidad, relevos y salto triple. Algún entrenador que conocía sus querencias con la pelota la invitaba a dar un paso adelante. “Pero si acá no hay fútbol, dónde quiere que juegue”, recuerda ella que les decía.

Pero jugaba. Con sus primos,  muchas tardes de peloteo incansable; luego torneos interbarriales, después selecciones locales y, por fin, convocatoria al combinado nacional para el sudamericano de 1998. En casa, sin embargo, faltaba apoyo. El hermano mayor, Jhonny, se oponía a que ella practicara el fútbol. “¿Era mandón?”, le pregunto; “mucho, mucho”, y se ríe.

  • Mi papá había fallecido, mamá trabajaba y él nos supervisaba, no quería que yo jugara, que no, que no, y hubo varios jalones de oreja.

Cuando la llamaron de la selección, la mamá, Rosa, habló con el hijo controlador. “Le dijo que yo tenía condiciones, que me dejara y ahí me dejó”, recuerda. Piel dura y resistente la de Villón, ni asomo de renuncia o abandono. Al finalizar su etapa de jugadora –“hice cosas bonitas”, dice– se preparó académicamente para el siguiente paso: adiestrar equipos para la alta competencia. El 4 de diciembre de 2017 firmó contrato, por un año, para dirigir la selección femenina. Al fin su sueño, aunque ahora parezca pesadilla.

  • Lamentablemente no se dieron las cosas como se habían planificado, evalúa.
La selección ecuatoriana antes de su debut contra Venezuela en la Copa América Femenina. (Twitter Federación Ecuatoriana de Fútbol)

El tri femenino compitió en Chile durante la Copa América con sus pares de Venezuela (0-1), Brasil (0-8), Argentina (3-6) y Bolivia (0-1): cuatro derrotas, 3 goles a favor y 16 en contra.  “Nos enfrentamos a selecciones que habían hecho el trabajo mejor, quizás, que nosotros y nos costó muchísimo”, añade Villón.

De la frustante experiencia saca enseñanzas. “Hay que reestructurar para mejorar el fútbol nuestro, nos faltaba mucha preparación para enfrentar ese nivel de Copa América”, consigna. Tomó el selecionado en diciembre y en abril ya tenía que competir. “Prácticamente comenzamos a trabajar en enero y no alcanzó, pensábamos que podíamos entrar entre las cuatro mejores pero no fue así”.

            -¿Se sorprendió con el nivel de las otras selecciones?

– El nivel de las chicas de otros países estuvo encima del de nosotros,  sabían lo que buscaban desde el momento que pisaban la cancha, a nosotras nos cogían nerviosas en los primeros minutos, queríamos reacionar luego y ya teníamos dos goles en contra…nos costó muchísimo no tener topes internacionales.

En el debut el 5 de abril contra Venezuela,el partido se mantuvo 0-0 hasta el minuto 86, en el último el 11 de abril contra Bolivia el gol fue en el minuto 68. Brasil les hizo dos de sus ocho goles en los primeros 20 mintos y Argentina tres de sus seis en los 11 minutos iniciales.

  • ¿Cree que el campeonato local debe fortalecerse?
  • No es inferior a los campeonatos de los demás países, lo que pasa fue que hubo un parón muy fuerte y eso hizo que las jugadoras tuvieran un bajo nivel de competencia, la base de trabajo era de 10%, y entonces estructurar y armar un equipo para una Copa América es complicado.

Villón explicó que además el tiempo conspiraba en contra, que requería de cinco o seis meses pero solo tuvo tres para hacer la elección, la base de trabajo, ver cómo estaban las jugadores físicamente y cómo asimilaban el trabajo. “Si tienes unas jugadoras en alto rendimiento te preocupas menos de eso y entras directamente al trabajo de cancha, te enfocas en el estilo que quieres desarrollar”, redondea.

El torneo apertura ecuatoriano se jugó en un período muy corto, “hubo muchos problemas y eso tuvo su efecto”, continúa, “porque si ves a las jugadoras semana a semana, como se están desenvolviendo, una se queda tranquila”. Villón pone el ejemplo de Colombia, en el que las jugadoras participaban en su campeonato y entre semana realizaban microciclos “y tuvieron un rendimiento muy bueno”.

  • La mayoría de las jugadoras de Argentina juegan fuera, están acostumbradas al roce y se van a parar en la cancha sin miedo, sin temor a nada, porque están acostumbradas a jugar fuerte 90 minutos, a nosotros nos costó muchísimo y eso se vio reflejado.

    Gigi Moreira, una de las jugadoras ecuatorianas que juega en el exterior, en la muy atractiva liga colombiana. (Twitter Federación Ecuatoriana de Fútbol)

-¿Esa es una evaluación compartida con la Federación?

– La estamos conversando, se va a presentar un proyecto para trabajar en el desarrollo del fútbol femenino en nuestro país, que estemos trabajando permanentemene en las selecciones, para que estas jugadoras empiecen desde ya a tener microciclos de trabajo. Esperemos que se acepte el proyecto y que sea por el bien del fútbol femenino y los resultados que vayamos a obtener en los próximos torneos.

¿Su aspiración es continuar al frente de la selección femenina absoluta?

-Esa es la aspiración, estoy en deuda…estoy en deuda con mi país, considero que no se dieron los resultados que queríamos pero sabemos que hay mucho elemento en nuestro país para trabajar, jugadoras de buen nivel en distintas categorías. El objetivo es enfocarnos en plasmar un trabajo que se vea el fruto, dentro del proyecto que estamos hablando, y volvernos a meter en un mundial.

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: