Press "Enter" to skip to content

SUEÑOS DE TRES futbolistas extranjeras en el torneo femenino de Uruguay

Danae Millán, Génesis Carrasco y María Gabriela Bonfanti forman parte del éxodo deportivo venezolano. Las tres confían en que el balón las haga crecer. 

 

Danae es alta, pelo negro y largo; algo tímida, quizás. Habla, sin embargo, con certeza. Génesis es del tamaño escurridizo de los extremos, de sonrisa fácil, ve muchas series en la tele y se piensa siempre en un campo de fútbol. Y María Gabriela es choco, un apodo que le da  su piel achocolatada, del color cacao de la tierra venezolana. En orden inverso, una tiene 19 años, la otra 20 y la primera, la mayor, 22.

Están en la flor de la vida. Y jugándosela con el balón.

  • Para mi fue una forma de conseguir becas para estudiar afuera, ahora es diversión, me gusta, ¿vivir del fútbol?…tengo otras opciones.

La que habla es Danae. Quiere ser programadora: en la sala del apartamento donde vive –muy cerca del Estadio Charrúa de Montevideo– hay, de hecho, dos computadoras sobre la mesa como dando la bienvenida. Un poco más allá, rumbo a las habitaciones, está un saco  con balones de fútbol. Lleva varias temporadas en Uruguay: primero con Colón, tetracampeón del campeonato local, y ahora en Progreso, el equipo del barrrio La Teja, un proyecto para ir a la Libertadores.

La menuda Génesis llegó en enero, en pleno verano. Vive en el mismo apartamento con Danae (también con otra chica uruguaya). Cuenta que hizo un gol, que repartió un par de asistencias, que llevan tres juegos, que van de líderes (el domingo 8 de abril hizo dos goles más).

  • Quiero ser una profesional del fútbol, dice.

Jugó en el Deportivo Lara, equipo del centro de Venezuela, campeón de la Liga Nacional de Fútbol Femenino, un circuito con una treintena de equipos de carácter amateur. En Uruguay además del alojamiento y la alimentación recibe un sueldo modesto. Ya es una profesional. O casi.

María Gabriela, Choco, es de Colón, caraqueña, estudió en La Salle La Colina, una renombrada institución educativa católica de la capital venezolana, ubicada al pie del cerro El Ávila. Un día, cuenta, viendo un juego con su papá por la tele descubrió a Marta, la crack brasileña.

  • Ese día me decidí por el fútbol, recuerda.
Choco, en plena faena de dominio del balón. Es el refuerzo venezolano del tetracampeón Colón FC. (Cortesía Colón FC)

Juega de cinco, en ese espacio donde se sostienen los equipos. Metiendo pierna, robando balones, a un toque, a dos. Solo tiene un mes en la capital uruguaya. Quería salir, probarse y se peparó físicamente con esa intención.

  • Mis compañeras me han hecho muy fácil la adaptación, estoy supercómoda, dice.

Cada una siguió un camino distinto para llegar a Uruguay. A Choco la puso en contacto con Colón la venezolana Andrea Tovar, que juega en Alianza Petrolera de Barrancabermeja, Colombia. En Danae se fijaron cuando disputó con la selección vinotinto el sudamericano Sub20 de 2014.  Y un amigo larense de Génesis, a su vez amigo de Ignacio Chitnisky, entrenador de Progreso, la puso en la pista.

Génesis, una jugadora de banda, que adora hacer túneles. (Cortesía Progreso)

Para Choco el fútbol es “completa felicidad”; a Génesis, pícara, le gusta hacer túneles y marcar goles y Danae, la más seria, confiesa que fue una forma de vida.  La primera quiere estudiar más adelante;  en su familia hay varios chef, así que del campo a los fogones. Todas comparten un sueño: ir a la Libertadores.  En el caso de Danae volver, porque en Colón, su club anterior, vivió esa experiencia.

Progreso debutó en el femenino en el campeonato que comenzó en marzo. Está en la divisional B. Y este mismo año pretende llegar a la divisional A.

  • Está muy bien, tenemos fisios, cuidados, nos ayudan con la ropa, relata Danae.

Chitnisky, de reminiscencias polacas, formó un equipo con chicas de Peñarol y Nacional, muy jóvenes, con las que Progreso se plantea ir a la copa de campeonas sudamericanas, la Libertadores, del año 2020. Algunas  de ellas son Ana Bandera, Ana Paula Ferreira,  Melisa Molina y Antonella Ferradans que se destacó en el Sudamericano Sub17 que se acaba de realizar en San Juan, Argentina, en el que la selección uruguaya alcanzó el tercer lugar.

Génesis y Danae creen muy posible ir a la Libertadores. Choco, que ya está en la divisional A con Colón, aspira a ir antes.  “Quiero aportar al equipo, pasar de ronda, ir a la final y ganarla”, resume rapidito.

PROGRESO LÍDER

Con su victoria del domigo (8 de abril) el equipo de Chitnisky es líder después de 4 jornadas en la divisional B del campeonato de fútbol femenino uruguayo.

 

 

One Comment

  1. Katia Gil Katia Gil abril 11, 2018

    Me encantó la historia de las chicas venezolanas en el futbol uruguayo. Las tres buscando futuro fuera de nuestra patria, y lo conseguirán porque son venezolanas!
    Con tu página estás dando a conocer estas historias y las “jugadas” de chicas del futbol, para llegar a sus metas.
    Eso me da mucho gusto Javier, más espacios para las mujeres en cualquier campo.! Felicitaciones, tremenda iniciativa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: